•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El ex presidente francés Nicolas Sarkozy dedicó el martes su primer momento libre tras dejar el poder a correr en un bosque de París, mientras que su sucesor, François Hollande, estrenaba su presidencia saludando a la gente en el Jardín de la Tullerías, cerca del museo del Louvre.

Esta mañana, Sarkozy abandonó el Palacio del Elíseo, sede de la presidencia francesa, en compañía de su mujer Carla Bruni, hacia las 11H00 (09H00 GMT), rumbo a su domicilio en un barrio residencial de París.

Después del almuerzo, Sarkozy, acompañado por dos miembros de su custodia, vestido con un short blanco y una camiseta a rayas blancas y azules, salió de su domicilio y saludó a los fotógrafos y cámaras que esperaban su presencia.

Después de un footing de una hora bajo la lluvia, Sarkozy volvió a su domicilio.

Al mismo tiempo, Hollande participaba en un homenaje a Jules Ferry, padre de la escuela laica, gratuita y obligatoria, una de las tantas actividades que pautaron la jornada de su investidura.

Nicolas Sarkozy, de 57 años, practicó regularmente jogging durante todo su quinquenio, incluso durante sus visitas oficiales en el extranjero.

El 26 de julio de 2009, Sarkozy había sufrido un malestar cuando corría en los parques del castillo de Versalles, en las afueras de París.