•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Las autoridades colombianas investigan si el atentado de hoy en Bogotá, dirigido contra el ex ministro Fernando Londoño, fue mediante el sistema de "bomba lapa", pues todo apunta a que los autores pegaron el explosivo en el vehículo cuando estaba detenido en un semáforo.

El ataque terrorista, que tuvo lugar en una concurrida calle del norte de Bogotá, cercana al centro financiero de la capital, dejó dos muertos y 41 heridos, entre ellos el que fuera ministro de Interior y Justicia durante el Gobierno de Álvaro Uribe.

El fiscal general de Colombia, Eduardo Montealegre, afirmó que prosigue la investigación del modus operandi, que incluye el estudio de evidencias, testimonios de viandantes y de unos vídeos en los que, según el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, el general Luis Eduardo Martínez, se habría usado una "bomba lapa".

"Una bomba lapa es una bomba que acondicionan para ser pegada, imantada a la superficie del carro, por debajo, por detrás, por los lados, por encima. Es lo que aparentemente se puede establecer por la forma como quedó el vehículo", explicó a los periodistas Martínez.

El alto mando policial recordó también que la banda terrorista vasca ETA utilizaba esa modalidad en sus atentados.

En imágenes grabadas por cámaras de edificios cercanos a la zona donde tuvo lugar el ataque, una importante área comercial y financiera en Bogotá, se aprecia, según el policía, que un hombre se acercó al vehículo en el que viajaba Londoño cuando se detuvo en un semáforo, colocó el artefacto en el automóvil y huyó en una motocicleta.

Este hecho motivó la prohibición en Bogotá de que los motoristas vayan acompañados, lo que en Colombia recibe el nombre de "parrilleros".

Como consecuencia de la explosión fallecieron el conductor y el escolta del abogado y economista, pero Londoño salió por su propio pie del vehículo y luego fue sometido a una cirugía para extraerle una esquirla que quedó entre su corazón y su omóplato.

En torno al ataque siguen proliferando versiones distintas, como la del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, quien dijo que el autor material del atentado era un transeúnte disfrazado de vendedor ambulante que accionó la bomba.

Por su parte, el fiscal Montealegre optó por la prudencia al anunciar tras un consejo de seguridad con los Gobiernos nacional y local: "contamos ya con serios elementos de juicio para determinar cómo fue el modus operandi (...) que va a quedar bajo reserva".

"Hemos encontrado vídeos muy importantes que permiten reconstruir el momento de los hechos, ciertas evidencias, huellas, rastros, y contamos con declaraciones, fuentes humanas que nos están suministrando datos", agregó.