•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La comunidad de escritores vivió un episodio doloroso este martes. El escritor mexicano Carlos Fuentes Macías, un brillante de las letras hispanas, falleció a los 83 años. Entre los méritos que lo consagran está el haber sido galardonado con los Premios Cervantes (1987) y el Príncipe de Asturias (1994).

“Terra Nostra”, un alegato en favor de la libertad individual en la sociedad moderna, le valió el Premio Rómulo Gallegos (1977), y lo catapultó internacionalmente. Su obra contribuyó a la comprensión de la nueva novela latinoamericana y al examen de la sociedad y de la historia mexicanas.

En su narrativa hay un propósito: analizar su ciudad, su país y su civilización. De ahí su visión crítica del mundo a través de “collages”, referencias, analogías o citas, donde la reflexión y la poesía, la erudición y el sentimiento, responden a un interés crítico para con su sociedad y su tiempo.

A Fuentes también lo atraía el cine. De sus incursiones literarias en el séptimo arte quedan guiones como “Las dos Elenas” (1964); “Un alma pura” (1965); “El gallo de oro” (1964), y “Pedro Páramo” (1966).