•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, ofreció hoy una recompensa de hasta cerca de 154.000 dólares por información que conduzca a los asesinos del periodista Alfredo Villatoro, secuestrado la semana pasada y cuyo cadáver fue encontrado tiroteado anoche en el sur de la capital hondureña.

El Gobierno ofrece "una recompensa de hasta tres millones de lempiras (153.846 dólares) por toda información válida que conduzca a la captura de los autores de la muerte del periodista", declaró Lobo en la sede de la Presidencia.

El mandatario interrumpió por unos minutos la reunión del Consejo de Defensa y Seguridad, que convocó de "urgencia" esta mañana, para hacer el anuncio de la recompensa y de la habilitación de un número telefónico para recibir información "con toda confidencialidad".

Lobo insistió en que su Administración "tiene toda la determinación de recuperar la seguridad (...) y defender la vida" en Honduras, y reiteró su "convencimiento de que la democracia, la justicia, el pueblo hondureño y las autoridades legítimas prevalecerán sobre el crimen y los criminales" en el país.

Honduras registró en 2011 una tasa anual de homicidios de 86,5 por cada 100.000 habitantes, una de las más altas del mundo, y los periodistas no escapan a esa desmedida violencia.

Entre 2003 y este año han muerto en forma violenta 29 informadores en Honduras, 23 de ellos desde 2010, sin que ningún caso haya sido resuelto por las autoridades, según el estatal Comisionado de los Derechos Humanos.

Villatoro, de 47 años y coordinador de noticiarios de la radio HRN, fue secuestrado por desconocidos la madrugada el pasado día 9 cuando se dirigía a la emisora, en la que trabajó durante dos décadas.

Su cuerpo con dos disparos en la cabeza, según datos oficiales preliminares, fue encontrado anoche, pocas horas después de que Lobo revelara que las autoridades habían recibido "filmaciones" que probaban que estaba vivo.

El asesinato del periodista radial ha causado consternación y expresiones de rechazo, a las que este miércoles se sumó la de la iglesia católica.

El cardenal hondureño, Oscar Andrés Rodríguez, lamentó y repudió el "vil asesinato" de Villatoro y expresó su decepción porque sus captores desoyeron el "clamor de pueblo hondureño" que pedía respeto por su vida.

En entrevista con la radio HRN desde El Vaticano, agregó que el papa Benedicto XVI le ha pedido que comunique a la viuda del comunicador, Karla Fonseca de Villatoro, a sus hijos, y demás familiares, y a todo el pueblo hondureño "su profundo pesar y condolencias" por el caso.

El prelado lamentó que "existan personas tan llenas de maldad", que "difícilmente podemos decir que son humanos", y recordó que "aunque la justicia de la tierra no les alcance, de la justicia de Dios no escaparan esos cobardes asesinos".

"Envío mis condolencias y oraciones a la familia doliente, y la promesa que no olvidaremos al amigo Alfredo, unámonos en la fe y en la oración para que Honduras salga de esta triste situación y la justicia prevalezca sobre los criminales", añadió el cardenal Rodríguez.