•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las autoridades de Colombia, país que ha sufrido duramente la violencia política, decidieron reforzar la seguridad a varias personalidades, tras el atentado contra el ex ministro del Interior, Fernando Londoño, mientras investigan quiénes pudieron ser los autores del ataque.

El atentado, ocurrido en pleno día en un concurrido sector del norte de Bogotá provocó la muerte del conductor del automóvil de Londoño y de uno de sus escoltas, aunque el ex ministro se encuentra fuera de peligro, y causó heridas a por lo menos otras 39 personas.

Las autoridades crearon de inmediato un comité antiterrorismo para Bogotá y un grupo de trabajo que investigue amenazas a personalidades políticas, anunció el ministro de la Defensa, Juan Carlos Pinzón.

En particular, el ministro mencionó los casos de la ex senadora liberal Piedad Córdoba, quien ha sido mediadora en liberaciones de rehenes de la guerrilla FARC; y del alcalde de Bogotá, el ex guerrillero izquierdista Gustavo Petro.

“Lamentablemente Colombia ha sufrido a través de muchos años, acciones de barbarie de grupos terroristas, narcotraficantes y criminales. Y día tras día el Estado ha venido imponiéndose. Permanentemente la fuerza pública está evitando acciones criminales”, dijo Pinzón, quien sin embargo se abstuvo de señalar responsabilidades.

No se descarta ninguna hipótesis

“No se descarta ni a las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) ni a ningún otro grupo terrorista. Es necesario continuar las investigaciones hasta tener claridad en la información”, enfatizó.

Sobre la prudencia mostrada hasta ahora por el gobierno del presidente Juan Manuel Santos para atribuir la autoría del ataque, el politólogo Vicente Torrijos destacó a la AFP que se trata de “atentados que resisten cualquier tipo de lectura, porque tenemos bandas de extrema derecha y de extrema izquierda”.

En el atentado contra Londoño, ministro durante el gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010), se colocó una bomba-lapa (adherida) en su automóvil, cuando se encontraba detenido ante un semáforo, una técnica no usual en Colombia, de acuerdo con Pinzón.

El ministro refirió que por ello se han establecido contactos con gobiernos de países donde se ha utilizado con más frecuencia ese tipo de explosivos, para que les ayuden a esclarecer el caso.

Horas antes del ataque, la Policía había desactivado un carro-bomba estacionado cerca de una Comisaría en el sur de Bogotá, aunque las autoridades descartan por ahora que ambos hechos estén relacionados.