•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los cadáveres se apilan en Siria, con más de 12.000 muertos en 14 meses, mientras el régimen de Bashar al-Asad se mantiene firme, y no aparecen alternativas, según las potencias occidentales, a la misión de observadores de la ONU que vigila un cese al fuego inexistente.

Dos bombas que estallaron cerca de convoyes de la ONU en el primer mes de la misión pusieron en evidencia que la tarea de los observadores es tal vez la más peligrosa emprendida por la organización internacional.

Siria es "muy, pero muy peligrosa", dijo Edmond Mulet, encargado de las misiones de mantenimiento de paz de la ONU.

Los observadores "están desarmados y no hay cese al fuego, no hay acuerdo de paz, no hay diálogo entre las partes y hay una guerra urbana", indicó.

"Esto es algo que jamas hemos visto antes. Nunca antes colocamos a nuestros observadores militares en una situación como esta. Así que nos tenemos que adaptar, tenemos que ser flexibles, tenemos que ser imaginativos para hacer nuestro trabajo", señaló.

La Misión de Supervisión de la ONU en Siria (UNSMIS) cuenta ahora con la totalidad de sus 300 observadores. Pero los países occidentales pronostican que su mandato no será renovado, el 20 de julio, tras sus primeros 90 días.

"Existe el riesgo de que en cualquier momento los observadores militares resulten muertos o heridos", dijo el enviado británico ante la ONU, Mark Lyall Grant. "Han estado cerca (de la muerte), por lo que es una situación bajo estrecho análisis".

Los ataques de artillería en las ciudades sirias se han reducido desde que se desplegó la misión, pero el balance de muertos es aún elevado. "Es la misma estrategia con una táctica diferente", dijo un alto diplomático de la ONU. "En lugar de matar a 100 por día, matan a 60 y arrestan a 500".

Los grupos defensores de los derechos humanos y otras fuentes dicen que ha habido un aumento en las muertes contra objetivos marcados.

El Observatorio sirio de Derechos Humanos sitúa en 12.000 los muertos desde marzo de 2011.

Asad no muestra signos de querer promover un diálogo político. Y la oposición está demasiado dividida para negociar, dicen los diplomáticos.

Nadie tiene un 'plan B' al plan de paz elaborado por el emisario de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan.

"Ya sé que se han planteado muchas interrogantes acerca de lo que ocurrirá si el plan fracasa", dijo Annan la semana pasada. "Estoy esperando algunas sugerencias sobre qué más hacer. Si hay mejores ideas, seré el primero en aplicarlas".

"El fracaso del gobierno de Asad en cumplir con el plan de Annan alimenta el círculo vicioso de la violencia", estimó el embajador alemán ante la ONU, Peter Wittig. Peró agregó que la comunidad internacional mantiene el plan de Annan, porque "no hay una alternativa creíble".

La mayoría de los diplomáticos y observadores estiman que probablemente una nueva batalla tendrá lugar en el seno del Consejo de Seguridad cuando expiren los 90 días de mandato de la UNSMIS.

Rusia, principal aliado de Siria, podrá exigir una extensión del mandato junto con China (ambos miembros permanentes del Consejo), India, Pakistán y Sudáfrica.

Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia -los otros tres miembros permanentes- aun no están seguros si será momento de poner fin a la misión. Incluso los funcionarios estadounidenses que más se oponen a la UNSMIS, no ha calificado de fracaso al plan de Annan.

Richard Gowan, experto del Centro de Cooperación Internacional de la Universidad de Nueva York, predijo que la misión de Annan será un "fracaso heróico".

No obstante, indicó que "es importante que las potencias occidentales permitan que el propio Annan declare el fracaso, porque si no Rusia los atacará por haber liquidado la misión".

"Annan puede sentir que no puede darse por vencido, pues este podría ser el último acto de su larga carrera como funcionario internacional. Pero si siente que su plan está muerto, debería darse cuenta que hay más honor en declarar eso que seguir llevándolo adelante sin esperanzas", señaló Gowan.

El debate acerca de qué ocurrirá después de los 90 días de la misión probablemente tenga lugar en la cumbre de la OTAN, el domingo y lunes, que tendrá lugar en Chicago (norte de EEUU).

"Si Annan no suspende el intento, entonces podríamos vernos confrontados con él", dijo un alto diplomático occidental. "Entonces Rusia bloqueará las sanciones y todo".

"Si Annan recomienda sanciones, entonces Rusia y China podrían atacarlo", señaló otro diplomático del Consejo de Sguridad.

A la oposición siria y a algunos países del Medio Oriente les gustaría una solución militar. "Pero por el momento ningún país de occidente ha apoyado" esta alternativa, agregó.

"Podemos concluir que (el plan) no funciona y que debe tomarse un camino diferente. Y ese sería un día muy triste y un día muy duro para la región", señaló Annan.