•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) admitió a trámite el "emblemático" caso de la joven mexicana Lilia Alejandra García Andrade, asesinada en 2001, informó hoy la Asociación Nacional de Abogados Democráticos (ANAD) de México.

"El caso representa primero, una opción, una posibilidad de justicia para Lilia", así como de "reivindicar todo el trabajo de Norma", su madre, y de otros activistas y familiares de víctimas, dijo a Efe el abogado David Peña tras revelar el sentido de la decisión.

Además, es "una posibilidad de seguir trabajando para mejorar las instituciones" y "los programas de Gobiernos" que se desarrollan en la norteña Ciudad Juárez, y de "darles voz" a las víctimas, agregó Peña, quien representa a Norma Andrade ante la CIDH junto a la abogada Karla Michel Salas Ramírez.

Los letrados informaron hoy que el pasado 10 de mayo se concretó la aceptación del caso de "feminicidio" en la CIDH, que analizará el caso de la hija de la líder social Norma Andrade, fundadora de la ONG Nuestras hijas de Regreso a Casa.

Detallaron que la muerte de la joven ocurrió hace once años y en 2003 se presentó la petición de admisión ante la CIDH "por la desaparición y posterior asesinato" de la joven, "sucedido en el contexto de un patrón de violencia contra las mujeres de Ciudad Juárez".

La chica, de 17 años, desapareció el 14 de febrero de 2001, al salir de una maquiladora (planta ensambladora), fue vista desnuda y golpeada por un hombre el día 19, y sus restos fueron encontrados el 21 de febrero en un terreno baldío.

Las violaciones ocurridas serían al derecho a la vida, a la integridad y a la libertad personal, los derechos de la niñez y a la igualdad jurídica de la joven.

En un comunicado, la ANAD recuerda que el caso de Lilia Alejandra García Andrade "sigue en la impunidad" y sostiene que puede haberse violado el derecho a un debido proceso a lo largo de once años de intentos infructuosos para que el crimen sea resuelto.

El informe de admisibilidad detalla que "el Estado mexicano presuntamente no ha cumplido con la obligación de prevenir y sancionar la violencia contra la mujer", establecida en el artículo 7 de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, firmada en 1994 en Belém do Pará (Brasil).

Ciudad Juárez, urbe fronteriza con El Paso (Texas, EE.UU.), ha sido escenario desde 1993 de cientos de muertes y desapariciones de mujeres de los que muy pocas han sido esclarecidas por las autoridades mexicanas, tanto federales como del estado de Chihuahua.

Norma Andrade es una destacada activista social que fundó en 2002 junto a otras madres de víctimas la asociación civil Nuestras Hijas de Regreso a Casa para luchar contra los feminicidios en la localidad después de que su hija fuera brutalmente asesinada.

La activista sufrió un atentado el 2 de diciembre pasado en Ciudad Juárez, cinco disparos que le dejaron heridas en el hombro izquierdo y en la mano derecha, y otro con arma blanca el 3 de febrero en la capital mexicana.

Andrade, que ha sido amenazada de muerte por grupos de narcotraficantes, se trasladó a Ciudad de México después de sufrir el primero de esos ataques.