• Chicago, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

Al menos 3.000 manifestantes tomaron las calles de Chicago (Illinois, norte de Estados Unidos) el viernes reclamando impuestos para los ricos y pidiendo el fin de las guerras para que los gobiernos puedan ofrecer más servicios sociales a sus ciudadanos.

Los protestantes bloquearon el tráfico del céntrico distrito financiero de la ciudad, al tiempo que las principales autopistas de acceso fueron cerradas para facilitar la llegada de los líderes de los 50 países que participarán en la cumbre de la OTAN el domingo y el lunes.

"¿De quiénes son las calles? ¡Son nuestras!", exclamaban los manifestantes frente a agentes de la policía que iban en bicicleta o montados a caballo, y mientras curiosos les fotografían desde tiendas y oficinas.

Un centenar de grupos -provenientes de países europeos, Canadá, Guatemala y Corea del Sur, entre otros- participaron en la manifestación y reclamaron un impuesto "Robin Hood", que lograría recaudar 350.000 millones de dólares en un año que permitirían subvencionar servicios sanitarios, educativos y otras necesidades básicas.

"El dinero que se gasta en defensa y guerra estos días comparado con el de los servicios sociales es totalmente distinto", sostuvo Craig Nisbet, de 27 años, que viajó desde Toronto con unos amigos.

El temor a que las protestas puedan desencadenar actos violentos ha llevado a la ciudad a adoptar fuertes medidas de seguridad, y algunas empresas han incluso recomendado a sus trabajadores que vistan ropa informal para evitar ser atacados por las calles.

Pero tanto la policía como los organizadores de las manifestaciones han prometido no repetir los disturbios sucedidos en otras cumbres, como las del G20 en Londres o Toronto.

"Por el momento todo está siendo muy pacífico", aseguró el agente John Mirabelli, del departamento de Policía de Chicago.

Hasta ahora, 14 personas han sido detenidos en las protestas organizadas esta semana, la mayoría por desobediencia. El viernes fueron detenidos un individuo que atacó a un policía y otro que actuó de forma "desordenada".