AP
  •   Puerto Principe, Haití  |
  •  |
  •  |
  • AP

Por lo menos 23 personas murieron en deslizamientos de tierra e inundaciones en Haití y República Dominicana provocados por las lluvias que trajo el huracán Gustav, dijeron el miércoles las autoridades.

El meteoro, que se mantuvo estacionario frente a Haití y la República Dominicana, comenzó a virar hacia Cuba y parecía dirigirse hacia la costa estadounidense en el Golfo de México, incluso Luisiana, donde el huracán Katrina causó estragos hace tres años.

Las autoridades de la ciudad de Nueva Orleáns comenzaron a elaborar planes de evacuación, pues los meteorólogos temen que la tormenta llegue por el Golfo de México convertida en un peligroso huracán.

El alcalde Ray Nagin abandonó la Convención Nacional Demócrata en Denver para ayudar a su ciudad en los preparativos.

En Haití hubo 15 muertos por lo menos, incluso una niña pequeña que fue arrastrada de un puente por las aguas crecidas, informó la directora de protección civil, Marie Alta Jean-Baptiste. En la deforestada península sur de la isla derramó 30 centímetros o más de lluvia (12 pulgadas).

Un deslizamiento de lodo sepultó a ocho personas, entre ellos a una madre y a sus seis hijos en la República Dominicana.

Los ocho muertos en Santo Domingo pertenecen a una familia que residía en el sector Guachupita, al norte del centro de la ciudad, informó a la AP el director de la Defensa Civil, Luis Luna Paulino.

Los fallecidos fueron identificados como una madre y sus seis hijos de entre 11 meses y 15 años de edad, además de una vecina, mientras otras tres personas resultaron heridas.

Gustav también dejó a su paso por territorio dominicano 5.425 personas evacuadas, 1.085 viviendas afectadas, varias comunidades incomunicadas y otros daños, mientras se investigan los males ocasionados por las inundaciones en la agricultura.

En Cuba, la televisión estatal anunció el miércoles que las tormentas asociadas con Gustav ya habían provocado el desborde de dos ríos en la provincia oriental de Holguín y trasmitió imágenes de calles anegadas por aguas lodosas que, según las autoridades, habían dañado decenas de casas.

No hubo información de víctimas, pero las autoridades de defensa civil de la región oriental del país evacuaron a aproximadamente 30.000 cubanos que habitaban zonas bajas y los trasladaron a albergues instalados en escuelas, edificios gubernamentales y auditorios.

Los precios mundiales del crudo aumentaron el miércoles por arriba de los 118 dólares por barril luego de que el Centro Nacional de Huracanes estadounidense estimó que Gustav podría entrar en el Golfo de México convertido en huracán de gran potencia el fin de semana.

El meteoro podría afectar las operaciones de extracción de petróleo en la zona, de donde se extrae una cuarta parte de la producción de crudo de Estados Unidos.

Gustav se debilitó hasta convertirse en tormenta tropical sobre Haití, pero podría recuperar potencia de huracán el jueves mientras se traslada por las cálidas aguas del Caribe rumbo a Cuba y Jamaica.

El pronóstico provisional del camino que podría seguir Gustav apuntaba directamente hacia las Islas Caimán, donde los residentes protegían sus casas y se abastecían de suministros de emergencia en preparación para un posible impacto directo durante el viernes.

El viernes se cumplen tres años de la tragedia y daños que dejó el huracán Katrina en los estados norteamericanos de Luisiana y Misisipí. El rumbo tentativo de Gustav mostraba la posibilidad de que toque tierra allí el lunes, cuando se celebra el feriado del día del trabajo en Estados Unidos.

Las previsiones de cinco días, sin embargo, tienen un margen de error promedio de unos 500 kilómetros (310 millas) en cualquier dirección, lo que significa que su ruta podría acabar en cualquier parte del sur de Texas o el extremo noroeste de la Florida.

Para la noche del miércoles, una debilitada tormenta Gustav presentaba vientos sostenidos máximos de 75 kilómetros por hora (45 millas or hora) El centro de la tormenta fue ubicado a 100 kilómetros (65 millas) al sur de la base naval de la Bahía de Guantánamo y se desplazaba con rumbo oeste a 11 kilómetros por hora (siete millas or hora).