•  |
  •  |
  • END

El ciclón “Gustav”, que dejó al menos 22 muertos en República Dominicana y Haití, avanzaba ayer miércoles por aguas del Caribe hacia Cuba, donde amenaza con golpear como poderoso huracán en su ruta a la zona petrolera del Golfo de México.

“Gustav”, que tras su paso por Haití se degradó a tormenta tropical con vientos de 85 km/h, está 150 km al sureste de Guantánamo, oriente de Cuba, y se convertiría en huracán en los próximos días, según el informe del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC) de las 21H00 GMT.

El meteorólogo cubano José Rubiera explicó que por la temperatura de las aguas “de 31, 32 grados posiblemente llegue a huracán de gran intensidad”, con categoría tres en la escala de Saffir-Simpson, de cinco.

“Gustav” debe pasar el jueves entre Jamaica y la costa sur cubana, frente a la cual avanzaría y atravesaría la occidental provincia de Pinar del Río el sábado, en su trayectoria a mediano plazo por el Golfo de México, lo que provocó el alza en los precios del crudo.

Amenaza a Nueva Orleans
En la trayectoria probable también se dirige a la ciudad de Nueva Orleans, devastada en 2005 por el huracán Katrina. El gobernador de Louisiana, Bobby Jindal, creó un equipo de crisis y dijo que el viernes comenzarían las evacuaciones.

“Independientemente de la ruta pronosticada, es importante que los habitantes de la región de la Costa del Golfo estén atentos a las indicaciones de los funcionarios locales” y tomen medidas “para estar preparados”, dijo el secretario de Seguridad Nacional estadounidense, Michael Chertoff.

Bajo alerta de huracán en el oriente, Cuba está movilizada ante la aproximación de Gustav, que desató las primeras lluvias en las provincias del este y provocó pequeñas inundaciones, que se prevé sean mayores en la noche del miércoles en el sur de Guantánamo, según Rubiera, que también alertó por las marejadas y penetraciones del mar.

Masiva evacuación en oriente cubano
Unas 60.000 personas fueron evacuadas en las orientales Santiago de Cuba, Granma, Holguín, Guantánamo, Las Tunas y la central Ciego de Ávila, como parte de medidas que incluyen resguardo de ganado y cosechas, aseguramiento de edificios, limpieza de desagües, activación de brigadas médicas y de alimentos.

“No podemos descuidarnos”, dijo el número dos de Cuba, José Ramón Machado, en un recorrido por el oriente.

Gustav golpeó el martes como huracán el extremo oeste de la empobrecida Haití, donde al menos 14 personas murieron y cientos de casas quedaron destruidas o dañadas, sobre todo en el sureste, según la oficina de protección civil haitiana.

En República Dominicana un deslizamiento de tierra sepultó a ocho personas, miembros de la misma familia que acababa de retornar a su casa tras haber estado albergados desde la tormenta Fay que castigó el Caribe hace dos semanas, según el director de la Defensa Civil, Luis Luna Paulino.

Más de 5.000 evacuados, 1.000 viviendas afectadas y cultivos agrícolas perdidos dejó también Gustav en Dominicana, donde la alerta máxima se mantiene en 19 de las 32 provincias.