Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Rusia estaba sometida ayer miércoles a presiones por haber reconocido la independencia de dos regiones separatistas georgianas en una iniciativa que “preocupa” a China y ha llevado a los Occidentales a pedirle que no “comience” una nueva Guerra Fría.

Pekín, que había permanecido en silencio, dijo estar “preocupada por los últimos acontecimientos en Osetia del Sur y Abjasia”, anunció la agencia China Nueva, que cita un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Qin Gang.

El secretario del Foreign Office, David Miliband, declaró en Kiev que correspondía a Rusia “no empezar” una nueva guerra fría, aunque estimó “contraproducente aislarla”.

“Rusia era, es y seguirá siendo el último país del mundo en querer que se repita la Guerra Fría”, le respondió Dimitri Peskov, portavoz del primer ministro ruso, Vladimir Putin.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, denunció el reconocimiento de la independencia porque “apunta a un cambio unilateral de las fronteras” y llamó a Rusia a retirar “sin demora” sus fuerzas militares de Georgia “hasta las líneas anteriores al estallido de las hostilidades”.

Francia, presidenta de turno de la Unión Europea, también acusó a Moscú de haberse puesto “fuera de la ley internacional” en Georgia y de tener “otros objetivos” para después de Osetia del Sur y Abjasia, entre los que figurarían “Crimea, Ucrania, Moldavia”.

El Grupo de los Siete países más industrializados criticó la decisión rusa porque “pone en entredicho su compromiso con la paz y la seguridad en el Cáucaso” y condenó su “excesivo uso de la fuerza militar”.

El presidente ucraniano, Viktor Yushenko, decidido a integrar su país en la OTAN, estimó que la iniciativa rusa constituía “una amenaza para la paz” en toda la región y Europa.

Respaldarán a Ucrania
La UE debería respaldar claramente una adhesión de Ucrania para evitar que este país se convierta, después de Georgia, en “el próximo blanco de las presiones políticas” de Rusia, consideró el comisario europeo para la Ampliación, Olli Rehn.

La Alianza Atlántica urgió a Rusia a “revocar su decisión” de reconocer la independencia de los dos territorios que “viola numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU”.

Las autoridades georgianas decidieron reducir sus vínculos con Rusia, dejando a tan sólo dos diplomáticos en Moscú, declaró a la AFP la ministra de Relaciones Exteriores Eka Keshelashvili.

Rusia, por su parte, invitó a Macedonia a reconocer la independencia de Osetia del Sur y de Abjasia, según su embajador en Skopje.

Tensión en mar Negro
En la región, la confrontación entre rusos y Occidentales comenzaba a tomar cuerpo en el mar Negro, donde Moscú acusa a la OTAN de concentrar fuerzas navales escudándose en maniobras y en la entrega de ayuda humanitaria para Georgia.

La flota rusa recibió orden de vigilar los movimientos de los navíos de los países de la OTAN en el mar Negro, anunció el subjefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas, Anatoli Nogovitsin.

Rusia toma “medidas de precaución”, recalcó el portavoz de Putin. “Esperamos que no se llegue a una confrontación directa”, dijo.

Paralelamente, el guardacostas estadounidense “Dallas”, cargado con material humanitario, llegaba a Batumi, en el suroeste de Georgia, con el objetivo de irse nada más descargar la mercancía.

El crucero “Moskva” de la flota rusa del mar Negro y otros buques rusos atracaron en la bahía de Sujumi, capital de Abjasia.

Según el secretario del Consejo Nacional de Seguridad georgiano, Alexander Lomaia, “los rusos se marcharán de Poti mañana (jueves) o pasado mañana como muy tarde”. Moscú no ha confirmado una retirada inminente de esta ciudad portuaria estratégica.