•   Doha, Qatar  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un gran incendio en un exclusivo centro comercial de Doha causó ayer la muerte de al menos 19 personas, entre ellas cuatro niños españoles, después que las llamas se extendieran a una guardería para extranjeros.

El fuego comenzó en un restaurante del complejo Villaggio, a las 11 de la mañana, hora local, y se propagó con rapidez a otras zonas, incluidas las escaleras, lo que dificultó el rescate de las víctimas, entre las que hay un total de trece menores y cuatro profesoras, además de dos Bomberos.

En la guardería, llamada Gimpanzee, solamente había 20 niños, según el Ministerio catarí del Interior, que se encontraban en ese lugar debido a que ayer no había clases en Doha.

Los menores españoles fallecidos son tres hermanos de edades comprendidas entre los 2 y los 7 años, cuyo padre es responsable de la empresa constructora OHL que trabaja en Doha, así como una niña de siete años.

Difícil evacuación

Una inmensa nube de humo se levantó sobre el edificio y se expandió por dentro del centro comercial, lo que impidió tanto a los afectados salir del edificio como a los Bomberos evacuar el complejo.

Los testimonios de testigos aseguran que el humo, de gran densidad, salía por los sistemas de ventilación y por el tejado de este lujoso centro recreativo y comercial ubicado a unos diez kilómetros del centro de la capital catarí.

Los servicios de emergencia tardaron tres horas en controlar el incendio y otras tres en eliminar todo el humo acumulado en su interior, donde las señales de salidas de emergencia no eran visibles.

Un representante de los Bomberos cataríes, Hamed al Duhaimi, explicó que sus efectivos tuvieron que abrir un agujero en el tejado para llegar a la gente bloqueada dentro del edificio.

El fuego, cuyo origen aún se desconoce, destruyó también partes del techo del centro comercial Villagio, agregó Al Duhaimi.

Los alrededores del centro comercial fueron acordonados por la Policía catarí, así como la carretera que conduce hasta el lugar, para facilitar la llegada de las ambulancias y equipos de rescate.

El ministro catarí del Interior, Abdala bin Naser bin Jalifa al Zani, aseguró que la investigación desvelará las causas del suceso y prometió castigar “inmediatamente” a los implicados, si ha habido negligencia.

“No hemos recibido denuncias sobre gente desaparecida y hemos revisado el sitio en más de una ocasión para saber que todo está bien”, dijo Al Zani en una comparecencia ante la prensa.

Sobre la evacuación de los menores, el ministro explicó que tuvieron que elaborar “un plan alternativo” porque “el incendio era grande, el humo que había en el estrecho pasillo que conduce a la guardería era muy denso y la entrada estaba en llamas”.

Por ello, dieron instrucciones “al equipo de búsqueda y rescate para que entrase a la guardería desde el tejado del edificio, después que el incendio también quemara las escaleras que llevan a la guardería desde dentro del centro comercial”.

El príncipe heredero catarí, Tamim al Hamad al Zani, ha ordenado la creación de una comisión de investigación, al frente de la cual estará el presidente de la comisión de supervisión y transparencia, Abdalá bin Hamed al Atiya.