•   Amman, Jordania  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Afortunadamente, hay otra Primavera Arabe en marcha junto con el drama en las calles de El Cairo y Damasco. Es un estallido de empresas incipientes creadas por jóvenes árabes expertos en tecnología.

La zona cero es un complejo de edificios aquí en el corazón de Amman. El sitio fue construido para ser el cuartel general del Ejército jordano, pero, en el último minuto, el Rey Abdullah ordenó que el ejército se fuera a otra parte, rebautizó al complejo “El Parque Industrial” y lo declaró una zona económica especial.

Los edificios militares de varios pisos ahora llevan grandes letreros que dicen “Microsoft”, “HP”, “Samsung” y “Cisco”. Pero es el edificio llamado “Oasis500” el que realmente atrajo mi atención. Es donde Lawrence de Arabia se une con Mark Zuckerberg.

Oasis500 es un acelerador de alta tecnología de propiedad árabe, que busca incubar 500 nuevas empresas en Jordania. Ha ofrecido fondos iniciales a cualquier jordano o árabe que quiera crear una nueva compañía aquí, y, como un aguacero en el desierto, Oasis500 ya ha ayudado a docenas de empresas incipientes de Internet con contenido árabe a florecer prácticamente de la noche a la mañana. Sólo un 1 por ciento del contenido Web global está en árabe actualmente, pero 75 por ciento de esa cantidad se produce en Jordania.

El mundo árabe necesita crear millones de empleos no gubernamentales para satisfacer a su gran población juvenil. Sin embargo, qué lástima, no hay empleados sin empleadores – personas arriesgadas y con alto coeficiente intelectual dispuestas a iniciar compañías – y eso es lo que Oasis500 está tratando de multiplicar, rápidamente. Sin esta Primavera Arabe, la otra Primavera Arabe no durará. No habrá clase media que la sostenga.

“Somos grandes creyentes en la creación de compañías en vez de empleos”, dice UsamaFayyad, ex director de datos de Yahoo, que volvió a su país convencido de que aquí había la materia prima para crear un “SiliconWadi” árabe.

“Un empleo es un empleo, pero una compañía es una historia de crecimiento”, añade Fayyad.

No sólo genera empleos, sino también ex empleados, que se capacitan y se van e inician más empresas y nuevas industrias. El empleo promedio en el sector tecnológico en Jordania paga unas seis veces más que el puesto gubernamental promedio. Jordania no tiene petróleo, así que “su gente es el petróleo”, dice Fayyad, y él está aprovechando a esa gente.

No hay tradición de capital aventurero en el mundo árabe, así que Oasis500 es un pionero. Invita a cualquier jordano o árabe a acudir con un plan de empresa incipiente. Cualquier plan que sea aceptado recibe 15,000 dólares en capital inicial. Luego los emprendedores tienen que pasar por el programa de capacitación de Oasis500, un curso intensivo de cinco semanas sobre la creación de una empresa. Los sobrevivientes reciben espacio de oficinas en El Parque Industrial por entre tres y seis meses. Para quienes logran crecer después de su primera etapa de incubación, hay más financiamiento ángel, asesoría legal, supervisión y oportunidades de relacionamiento con líderes empresariales locales.

Oasis500 invierte en todas las compañías que llegan hasta ahí. Fayyad dijo que desde que Oasis500 empezó en 2010, ha recibido 2,000 solicitudes y ha invertido en 49 compañías. De ellas, han cosechado una salida rentable, 45 siguen activas y sólo tres han fracasado. Ahora están recibiendo cientos de solicitantes al mes para el programa de capacitación.

El gobierno aquí tiene verdaderos problemas con la corrupción y la reforma política, pero también ha creado la mejor plataforma árabe que combina educación, banda ancha de alta velocidad, Internet sin censura y leyes que protegen la propiedad intelectual e incentivan la inversión.

Este es un nuevo modelo de crecimiento árabe; basado en el espíritu emprendedor, no en los contratos gubernamentales.

“El espíritu emprendedor gira en torno del otorgamiento de poder”, dijo FadiGhandour, un inversionista en Oasis500 y fundador de la primera compañía basada en un país de habla árabe que cotizó en el Nasdaq: Aramex.