Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Un matrimonio egipcio que tiene tres hijas y buscó procrear un varón durante cinco años fue finalmente recompensado y a lo grande con cuatro niños, acompañados de tres niñas.

Ghazala Khamis, de 27 años, dio a luz a los septillizos en un acontecimiento que los médicos calificaron de milagro. La madre también espera, aunque sobrecogida, un milagro para mantener a su familia que creció de golpe en medio de penurias económicas.

‘’Estoy de veras asustada’’, dijo en su cama de un hospital en la ciudad de Alexandría, junto al mar Mediterráneo. ‘’Vivimos en una choza de adobe con apenas dos cuartos. No sé cómo vamos a hacer para mantener a 10 hijos ahora’’.

Farag Mohammed Ali, de 31 años, suele encontrar trabajo solamente unos cuantos días a la semana como campesino para mantener a su familia. ‘’Estoy verdaderamente preocupado por la situación que se viene’’.

Con todo, el alumbramiento del 16 de agosto por cesárea fue sorprendente. Los bebés tienen un tamaño mayor al normal en los casos de nacimientos múltiples, pues pesan entre 1,45 kilos (tres libras y tres onzas) y dos kilos (cuatro libras y 10 onzas). La duración del embarazo fue también el más largo para septillizos: 34 semanas.