•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Occidente endureció su posición con respecto al régimen del presidente sirio Bashar al Asad anunciando la expulsión de los representantes diplomáticos de Siria en los grandes países europeos, así como en Estados Unidos, Canadá y Australia.

Estados Unidos ordenó el martes la expulsión del encargado de negocios sirio, el cargo diplomático más alto de Damasco en Washington, en protesta por la matanza de al menos 108 personas en Hula el fin de semana.

El nuevo presidente francés François Hollande había iniciado la serie, anunciando la expulsión de la embajadora de Siria en París, Lamia Chakkur, y una reunión en la capital francesa a principios de julio del grupo de países "amigos de Siria".

Esta decisión fue notificada hoy a la embajadora, declarada persona non grata, y a "otros dos funcionarios de la embajada", indicó el ministerio francés de Relaciones Exteriores.

"Tuve una conversación ayer (lunes) con David Cameron, el primer ministro británico. Laurent Fabius, ministro (francés) de Relaciones Extranjeros, habló con el secretario general de Naciones Unidas (Ban Ki-moon) y acordamos una serie de medidas de presión contra Siria", dijo Hollande.

Precisó que "entre las decisiones tomadas" estaba "la expulsión de la embajadora de Siria en Francia".

Poco después, el ministro de Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, anunció que el embajador de Siria en Berlín fue convocado al ministerio, donde le será anunciada su expulsión del territorio alemán.

Gran Bretaña anunció asimismo la expulsión del encargado de negocios sirio en Londres, el más alto representante diplomático del régimen de Bashar al Asad en el país.

España e Italia anunciaron también la expulsión del embajador de Siria en sus respectivas capitales, en tanto que Bélgica convocó al embajador sirio en Bruselas.

No hay expulsiones concertadas a nivel de la Unión Europea hasta ahora, indicó un diplomático europeo en Bruselas. Pero la cuestión figura en el orden del día de una reunión de los embajadores de los 27 prevista el martes por la tarde.

Hasta ahora los países de la UE "emitieron regularmente opiniones divergentes sobre la necesidad de mantener relaciones diplomáticas con Damasco", recordó el citado diplomático. Por ejemplo Rumania y Polonia, que representan en Siria los intereses de Estados Unidos, cuentan mantener su embajada en Damasco.

Fuera de Europa, Australia anunció asimismo la expulsión del encargado de negocios sirio y de otro diplomático, al igual que Canadá, que expulsó a diplomáticos sirios acreditados en Ottawa.

El Consejo Nacional Sirio (CNS), principal coalición opositora, se congratuló por estas expulsiones de diplomáticos sirios y pidió una resolución que autorice el uso de la fuerza contra el régimen de Bashar al Asad.

La mayoría de los países occidentales había cerrado sus representaciones diplomáticas en la capital siria en el momento de la ola de represión y del bombardeo de Homs (centro).

La matanza perpetrada el viernes pasado en Hula (centro) provocó de nuevo indignación en el mundo. El jefe de los observadores de la ONU, el general noruego Robert Mood, indicó al Consejo de Seguridad que al menos 108 personas murieron en Hula, entre ellas 49 niños.

Según Rupert Colville, portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la mayoría de ellas fueron ejecutadas sumariamente.

"Creemos que menos de 20 de los 108 asesinatos pueden deberse a disparos de artillería y tanques", declaró Colville en rueda de prensa. "La mayoría de las víctimas fueron ejecutadas de forma sumaria", por milicianos favorables al régimen, agregó.