•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El ex dictador panameño Manuel Antonio Noriega, quien se encontraba hospitalizado desde el 9 de mayo por una bronquitis, volvió el martes a la prisión en Panamá donde cumple varias condenas y deberá esperar ahora que las autoridades decidan si lo excarcelan por motivos de salud.

"Noriega regresó a (la cárcel) El Renacer porque su salud ya está estabilizada. El sistema penitenciario estaba esperando que los médicos le dieran de alta una vez que lo evaluaron", declaró a la AFP Vielka Vernaza, portavoz del Ministerio de Gobierno.

La hija del general, Thays Noriega, confirmó a la AFP que su padre dejó el hospital Santo Tomás y fue trasladado al centro penitenciario, ubicado a orillas del Canal de Panamá, "esta mañana (del martes)".

Noriega, de 78 años, purga en Panamá, desde que fue extraditado por Francia el pasado 11 de diciembre, tres condenas de 20 años cada una por desaparición de opositores bajo su régimen (1983-1989).

En Panamá, el ex dictador ha ingresado varias veces al hospital aquejado por hipertensión, una isquemia cerebral y coágulos en una pierna, además de la bronquitis.

"Para nosotros es una sorpresa. Esperábamos un depósito hospitalario o domiciliario", dijo a la AFP Eduardo Reyes, médico de cabecera de Noriega.

"Llama la atención que regrese a ese mismo lugar (la cárcel)" donde "no hay las condiciones para una persona de la edad que él tiene ni con las patologías que él tiene", añadió Reyes.

Su historial clínico registra dos derrames cerebrales, tiene una enfermedad coronaria y una patología cerebral denominada meningioma, un tumor benigno y depresión, lo que ha llevado a sus abogados a pedir desde febrero pasado que cumpla sus condenas en un hospital o en su casa.

"Esto es independiente y se continúa a la espera de las evaluaciones y lo que determinen las autoridades" sobre si excarcelar o no a Noriega, añadió Vernaza.

El director del sistema penitenciario, Ángel Calderón, señaló hace unos días que la decisión está "en su fase final".

Los médicos de la Fiscalía ya enviaron a las autoridades penitenciarias un informe sobre la salud de Noriega, en el que se deben de basar las autoridades para tomar una resolución, aunque no hay una fecha concreta para dirimir el asunto.

"En la medida que pasa el tiempo con ese fallo, se incrementa el riesgo de enfermedad de Noriega y de otras situaciones más graves. Ha pasado un tiempo extremadamente largo" para que las autoridades se pronuncien sobre la excarcelación del ex dictador, dijo Reyes.

La ley panameña permite que los reclusos mayores de 70 años puedan cumplir sus condenas en su casa, y en ella se basan los abogados para la solicitud de excarcelación.

Hace unos días, el director del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Humberto Mas, aseguró a la AFP que Noriega debía "estar en un lugar de tratamiento específico para sus males".

Otro informe previo de los médicos forenses de la Fiscalía, con fecha del 20 de marzo, enumera una serie de recomendaciones y tratamientos que los médicos de la cárcel deben cumplir para garantizar la salud al ex dictador.

De lo contrario se "podría ocasionar complicaciones cardíacas, renales, cerebrales, inclusive muerte", asevera el informe.

Noriega fue derrocado en una cruenta invasión militar de Estados Unidos en diciembre de 1989. Antes de ser extraditado a Panamá, cumplió 21 años de cárcel en Estados Unidos y Francia, por narcotráfico y lavado de dinero.