•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Bashar al Asad miente cuando niega el papel de su régimen en la masacre de más de 100 civiles en la ciudad de Hula, en el centro de Siria, denunció este lunes el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Preguntado si Asad mintió este fin de semana cuando negó que sus fuerzas hayan disparado sobre civiles inocentes en Hula, Carney dijo "Sí", agregando que "las masacres en las que participa el régimen de Asad y ahora niega" son una evidencia de la necesidad de una transición política en ese país.

"Con nuestros socios internacionales nos concentramos en la preparación de la transición política en Siria", dijo Carney, indignándose de que el régimen de Damasco niegue las masacres "en las que participó".

"Por ello es esencial que la comunidad internacional se unifique para presionar a Asad, para aislar a Asad", agregó.

Asad calificó el sábado de "monstruos" a los autores de la masacre de Hula y rindió un fuerte homenaje al ejército sirio, cuyas tropas están implicadas en la represión, según la oposición.

"Lo que pasó en Hula y en otros lugares son masacres salvajes, ni siquiera monstruos las habrían perpetrado", dijo Asad en un discurso ante el Parlamento retransmitido por televisión.

Los rebeldes y el gobierno se endilgaron la responsabilidad por la masacre de Hula, mientras que un alto funcionario de la ONU dijo que "fuertes sospechas" pesan sobre las milicias afines al régimen de Damasco.