•   Saná, Yemen  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) alertó hoy de que decenas de miles de yemeníes necesitan ayuda humanitaria urgente en la provincia meridional de Abian, debido al grave deterioro de la situación por los combates diarios que libran el ejército y Al Qaeda.

El portavoz del CICR en Yemen, Dibeh Fajr, aseguró a Efe que "si la ayuda humanitaria no se entrega de inmediato, la situación va a empeorar en la provincia", de la que ya han huido miles de personas.

"Nuestra ayuda está lista y nuestros equipos preparados para entregarla cuando tengamos acceso", agregó Fajr, que lamentó que por el momento las carreteras están bloqueadas y no se garantizan las mínimas condiciones de seguridad.

La ofensiva lanzada hace casi un mes por el ejército yemení, que ha incluido ataques aéreos, para retomar el control de Abian de las manos de Al Qaeda y grupos afines, ha deteriorado la situación humanitaria en esta provincia y obstaculizado las labores del CICR para suministrar ayuda.

Según un comunicado de la organización difundido hoy, uno de sus equipos estuvo en Abian hace unos días para evaluar la situación y descubrió que las necesidades de la población son "urgentes y serias".

Las reservas de alimentos han empezado a escasear y los precios se han disparado, así como el combustible, que solo está disponible en el mercado negro a precios inflados.

Además, los servicios de salud son insuficientes y la electricidad ha estado cortada durante más de una semana, por lo que la red de suministro de agua, que funciona con bombas eléctricas, también se ha interrumpido.

En la nota, el jefe de la delegación del CICR en Yemen, Eric Marclay, aseguró que debido a los enfrentamientos miles de personas ya han huido a zonas más seguras, y que la actual situación podría llevar al desplazamiento de otras 100.000.

"Hacemos un llamamiento a todas las partes involucradas en la lucha para que garanticen el acceso del CICR inmediatamente y den garantías de seguridad, de modo que pueda ofrecer la muy necesaria ayuda y evitar una crisis humanitaria aguda", dijo Marclay.

En Abian, al igual que en otras provincias del sur del Yemen, los grupos terroristas cuentan con campos de entrenamiento y controlan la mayoría de las localidades, lo que ha desencadenado duros combates con el ejército que han causado cientos de muertos.

Al Qaeda ha aumentado en los últimos meses su actividad en el Yemen aprovechando la situación de inestabilidad que vive el país desde que estallaran, en enero de 2011, las revueltas populares contra el presidente yemení, Ali Abdalá Saleh, que en febrero pasado abandonó definitivamente el poder.