•   Tiquipaya, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La decisión de la 42 Asamblea de la OEA de discutir sobre el funcionamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es un reto del hemisferio para encontrar consensos y una oportunidad para su fortalecimiento, dijeron un analista y una ONG privada.

Al cabo de tres días de debates en el poblado de Tiquipaya, en el centro de Bolivia, representantes de la comunidad hemisférica coincidieron en hacer reformas, aunque debe estudiarse aún las formas y el alcance de las mismas.

"Pude notar un alineamiento de los países del ALBA contra la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pero por lo que se vio en la Asamblea no tuvo mucho respaldo esa posición", dijo a la AFP el ex canciller boliviano y analista de asuntos internacionales, Armando Loaiza.

Los países del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América), como Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, afirmaron en el foro hemisférico que la CIDH actúa como una instancia al servicio de Estados Unidos y en contra de gobiernos progresistas o críticos hacia Washington.

"Ha sido una ofensiva que han lanzado sin propuestas alternativas", acotó el diplomático boliviano, para quien "la incógnita es cómo armonizar consensos que hasta ahora no aparecen".

La asamblea de la OEA acordó, para zanjar las diferencias en su última sesión del miércoles, "encargar al Consejo Permanente (que) formule propuestas para su aplicación en diálogo con todas las partes".

Además ordenó que "en el plazo de seis meses o a más tardar en el primer trimestre de 2013 dichas propuestas se pondrán a consideración de una asamblea general extraordinaria".

Una comisión ha trabajado en reformas, pero aún las naciones difieren sobre otorgarle o no mayor independencia y autonomía a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos e incluso a la misma Corte Interamericana de Derechos Humanos.

"Está bien que los estados y los países hagan las sugerencias que vean, pero nos interesa garantizar la independencia y autonomía de la Comisión", afirmó por separado a la AFP Liliana Tojo, directora de la ONG CEJIL (Centro por la Justicia y el Derecho Internacional) con sede en Washington.

En las plenarias de la OEA hubo consenso en introducir reformas en la CIDH, pero la posición de otras naciones, que no son parte del ALBA, es garantizar su independencia y autonomía e incluso que uno de los pasos para fortalecerla sea otorgarle más recursos económicos.

El canciller argentino, Héctor Timerman, dijo en el cierre de los debates que se deben "reformular ciertas cosas para que se adapten a los acontecimientos en democracia, (pero) no para quitarle funciones, sino para modernizar" a la Comisión.

Su colega chileno, Alfredo Moreno, afirmó que "nuestro sistema interamericano de derechos humanos constituye un mecanismo fundamental para su promoción y vigencia efectiva y Chile reitera su compromiso inequívoco con su fortalecimiento".

Salida de países del ALBA del TIAR
El ex canciller Loaiza también consideró "natural" que los países del ALBA Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, estrechos aliados políticos, decidieran denunciar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), un acuerdo de defensa hemisférico.

"El TIAR cayó en desuso, fue superado, hay que crear un sistema a la altura de los nuevos tiempos, después de la Guerra Fría y el colapso de la Unión Soviética", acotó el diplomático.

El TIAR fue firmado en 1947 como un acuerdo regional de defensa militar mutua si surgiera una agresión de un país extracontinental. Argentina reclamó sin éxito su aplicación durante la Guerra de las Malvinas contra Gran Bretaña en 1982.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus