•  |
  •  |
  • END

La tormenta tropical “Gustav” cobraba fuerza ayer jueves y amenazaba con convertirse en huracán mientras se dirigía hacia Jamaica y las Islas Caimán, luego de dejar al menos 51 muertos en Haití.

En previsión, los turistas se apresuraban a retirarse de las áreas caribeñas en riesgo y los trabajadores petroleros en la costa estadounidense del Golfo de México salían de las plataformas.

En Puerto Príncipe, Marie Alta Jean-Baptiste, directora del Departamento de Protección Civil de Haití, dijo que la cifra de muertos se quintuplicó ayer jueves a medida que las autoridades recibían noticias provenientes de áreas remotas.

Al menos 25 personas perdieron la vida cerca de Jacmel, en la península sur del país, donde “Gustav” tocó tierra el martes como un huracán categoría uno. Jean-Michel Sabbat, funcionario de protección civil, dijo que la mayoría de esas personas murieron a consecuencia de deslaves y árboles que se derrumbaron en las montañas.

Tras su paso por la isla de La Española (formada por Haití y República Dominicana), los empobrecidos haitianos buscaban alimentos. Entretanto, y aún con la tormenta lejos, los residentes de la ciudad de Nueva Orleáns observaban nerviosos el avance del meteoro en momentos en que se acerca el tercer aniversario de la tragedia causada por el huracán Katrina.

“Gustav” se mantenía casi estacionario a 130 kilómetros (80 millas) al este de Kingston, Jamaica, pero se esperaba que más tarde se dirija hacia el oeste-suroeste, acercándose más a la costa de Jamaica, según el Centro Nacional de Huracanes estadounidense, con sede en Miami.

La tormenta tenía vientos máximos sostenidos justo por debajo de la categoría de huracán, de casi 110 kilómetros por hora (70 millas por hora), por lo que el meteoro pronto podría recuperar esa categoría.

Nueva tormenta
También ayer jueves, la tormenta tropical “Hanna” se formó en el Atlántico, al noreste de las Islas de Sotavento, frente a las costas de Sudamérica, en el Mar Caribe.

Es demasiado pronto para prever si “Hanna” amenazará México o Estados Unidos, pero “Gustav” ya estaba causando nerviosismo en el centro turístico mexicano de Cancún y la zona noroeste de la Florida.

Se proyecta que alcanzaría una fuerza de huracán categoría tres mientras avanza hacia el Golfo de México, donde hay instalaciones petroleras y de gas natural en la zona costera. Los precios del crudo subían este jueves por encima de los 120 dólares por barril, debido al temor de que “Gustav” afecte las operaciones de extracción en la región.

Royal Dutch Shell PLC anunció que unos 300 trabajadores están evacuando algunas de las plataformas, mientras que BP PLC también estaba retirando a parte de sus empleados de la región, que produce un cuarto del crudo estadounidense y mucho de su gas natural.

Algunas proyecciones muestran a “Gustav” en camino hacia Louisiana y otros estados del Golfo devastados hace tres años por los huracanes Katrina y Rita.

Las autoridades jamaicanas exhortaron a las personas en áreas rurales que busquen resguardo, pero los negocios en Kingston seguían abiertos ayer jueves temprano. El cielo estaba cubierto con nubes oscuras, pero sólo caía una llovizna constante.

En las Islas Caimán, una zona baja y donde se espera que “Gustav” toque tierra hoy viernes, los turistas acudieron al aeropuerto para salir antes de la tormenta.

“Gustav” tocó tierra en Haití como huracán el martes, causando inundaciones y aludes de tierra que mataron a 15 personas. En la vecina República Dominicana, un deslizamiento de lodo sepultó a ocho personas, entre ellos a una madre y a sus seis hijos.