•   Roma, Italia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los precios de los alimentos en el mundo han caído "drásticamente" en mayo, según un informe divulgado en Roma por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que analiza la situación favorable de los suministros, la incertidumbre económica y el valor del dólar.

La caída se debió en buena parte al abundante suministro de cereales para 2012 y 2013, sostiene la entidad.

El informe, que mide la evolución mensual de los precios internacionales de una serie de alimentos básicos, estableció que bajaron del 4% en mayo con respecto a abril.

"Se trata del nivel más bajo desde septiembre de 2011 y un 14 por ciento por debajo de su pico en febrero de 2011", sostiene en una nota la FAO.

Pese a ello los precios siguen siendo altos, reconoce la agencia especializada de Naciones Unidas.

"Los precios de los productos agrícolas han bajado drásticamente desde su nivel máximo, pero siguen siendo todavía altos y vulnerables a los riesgos relacionados con las condiciones meteorológicas y a los críticos meses de crecimiento que tenemos por delante", recalcó Abdolreza Abbassian, experto de FAO.

Según la agencia internacional, la previsión de producción mundial de cereales es de 48,5 millones de toneladas a partir de mayo, principalmente por las expectativas de una cosecha abundante de maíz en Estados Unidos.

"La mayor parte de este incremento se espera proceda del maíz en Estados Unidos, con un inicio temprano de la temporada de siembra y condiciones de crecimiento en general favorables", subrayó la agencia.

La producción mundial de cereales secundarios será de unos 1.248 millones de toneladas, con un fuerte incremento de 85 millones de toneladas con respecto al año anterior.

"El resultado final dependerá en buena medida de las condiciones meteorológicas en los próximos meses", advierte la entidad.

El pronóstico para la producción mundial de arroz en 2012 es "más firme" y apunta a un aumento del 2,2 por ciento a partir de 2011, para situarse en 490 millones de toneladas.

La estimación para el trigo es de una contracción de alrededor del 3% de la producción en 2012, para situarse en 680 millones de toneladas.

Sin embargo se trata de un resultado "muy por encima de la media de los últimos cinco años".

"La utilización mundial de cereales está previsto se expanda en al menos un 2 por ciento en 2012/13, hasta los 2.376 millones de toneladas, con un crecimiento del uso para piensos del 3,8 por ciento", estima la organización.

El uso alimentario de cereales deberá aumentar un poco más del 1 por ciento, a la par con el crecimiento de la población mundial, según los cálculos de la entidad especializada.