•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Miles de campesinos llegaron este jueves a La Paz para pedir la expulsión de una empresa minera, filial de la canadiense South American Silver, que proyecta explotar estaño e indio en un yacimiento del suroeste de Bolivia, informó un dirigente de los manifestantes.

"Nos quedaremos en La Paz hasta que el gobierno nos escuche, los pueblos originarios pedimos que se anule esa concesión que el gobierno ha entregado a una empresa extranjera", dijo a periodistas Damián Colque, principal dirigente de la Federación de Ayllus (tierras indígenas) del norte de Potosí (suroeste).

Ni los manifestantes ni las autoridades informaron acerca del número de campesinos que llegaron a La Paz tras caminar durante 10 días, pero la agencia oficial ABI estimó que "son unos 8.000".

Los campesinos llegaron a La Paz tras caminar unos 350 km desde el poblado de Mallku Khota, en tanto otros pobladores ya se encontraban desde hace días en la ciudad pidiendo exactamente lo contrario, que la firma canadiense comience operaciones de exploración de minerales.

A su llegada a La Paz, los indígenas quechuas propinaron "heridas contusas" a cuatro policías en su afán de ingresar a la plaza de Armas, donde se ubica la sede del poder Ejecutivo, dijo el subcomandante de la Policía regional de La Paz, coronel Johnny Troncoso.

Los manifestantes se oponen a la explotación de plata e indio -mineral utilizado como semiconductor y en pantallas de cristal líquido o tactiles- porque temen que esas operaciones causen daños ambientales en su región.

Los bandos contrarios se habían enfrentado a mediados de mayo, con un saldo de 10 heridos, poco después de que la minera Mallku Khota denunciara que sus actividades sufren la hostilidad de grupos campesinos para frenar la explotación de su yacimiento.

Mallku Khota tiene una concesión en el departamento andino de Potosí, en el suroeste de Bolivia, donde se estima -según la compañía con sede en Canadá- que existen entre 140 millones y 230 millones de onzas de plata y entre 935 toneladas y 1.480 toneladas de indio.

La empresa, que opera en la zona desde 2007, dijo que tiene planeado invertir hasta 2014 unos 50 millones de dólares para concluir la fase de exploración y de estudios previos para la explotación de los dos minerales.

Un comunicado de la empresa aseguró que si les permiten operar, Bolivia "podría convertirse en el país con la reserva mundial más grande de indio, mineral apetecido por la industria tecnológica, y además crecería su potencial en plata".

Mallku Khota sufrió a principios de mayo la invasión de sus predios mineros por parte de indígenas lugareños, e incluso dos de sus guardias policiales fueron tomados como rehenes, lo que motivó la movilización de un centenar de uniformados para liberar a sus camaradas, lo cual fue obtenido sin violencia.

rb/cd