•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El enviado de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan, expresó “horror y condena” por una nueva masacre en ese país y llamó a “un nuevo nivel” de acción internacional para poner fin a la violencia, que habría cobrado 13,000 muertos en 15 meses de conflicto.

Annan y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenaron ante la Asamblea General la matanza de decenas de personas, incluidas mujeres y niños, en la ciudad siria de Al-Kubeir y bregaron ante el cuerpo de 193 países miembros, por incrementar la presión sobre el régimen de Bashar al Asad.

“El reguero de sangre lleva hacia los responsables”, dijo Ban. “Cualquier régimen o líder que tolera tales matanzas de inocentes ha perdido su fundamento humanitario”.

El enviado internacional, que logró el acuerdo de Asad para un Plan de Paz de seis puntos, admitió apesadumbrado ante la Asamblea: “Debo ser franco y confirmar que el plan no está siendo instrumentado”. El colapso del cese de hostilidades, que comenzó oficialmente el 12 de abril, sería prueba de ello.

Llamado a ser más enérgicos

“Los responsables de perpetrar estos crímenes deben ser juzgados. No podemos permitir que las matanzas sean parte de la realidad cotidiana de Siria”, dijo Annan, llamando a una acción internacional más enérgica para viabilizar el Plan de Paz.

Por su parte, Ban expresó su preocupación por el creciente saldo de muertes, que los activistas sirios sitúan en más de 13,000, después de más de un año de conflicto.

“En vista del deterioro de la situación, sería bienvenida una discusión sobre medidas para actuar más efectivamente”, dijo el jefe de la ONU.

Observadores han sido atacados

Según diplomáticos que participaron en una reunión a puerta cerrada de Ban con el Consejo de Seguridad este jueves, el secretario general habría asegurado que los observadores de la ONU en Siria han sido atacados con armas pesadas, balas perforantes y aviones teledirigidos.

Annan, afirmó ante el Consejo de Seguridad que la crisis en ese país pronto estará “fuera de control” si la presión internacional no produce resultados rápidamente, transmitieron diplomáticos a la AFP.

Annan reiteró sus llamados a que las principales potencias adviertan al presidente Asad de “graves consecuencias” si no cumple lo estipulado en el Plan de Paz de seis puntos, dijeron a la AFP diplomáticos que participan en la reunión a puertas cerradas del Consejo.

“Cuanto más esperemos, más oscuro aparece el futuro para Siria”, dijo el enviado internacional a los 15 miembros del cuerpo, citado por otro diplomático.

El Consejo debe aplicar una “presión unificada” a Asad, agregó Annan, destacando que la iniciativa de paz no puede tener “final abierto”.

Rusia, el aliado más cercano de Siria, ha protegido hasta ahora a Asad de una acción por parte del Consejo de Seguridad, por lo que los países occidentales consideran clave el acuerdo del presidente Vladimir Putin para la aprobación de medidas efectivas contra el régimen de Asad.

Estados Unidos reiteró su disposición a apoyar medidas firmes en Siria. Por el contrario, Rusia y China vetaron dos iniciativas en el Consejo que solamente amenazaban con sanciones.