•   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un ex gobernador del estado mexicano de Tamaulipas (noreste), investigado en Estados Unidos por presuntos sobornos del narcotráfico, rechazó este viernes los cargos y denunció motivos políticos por las elecciones del 1 de julio.

Tomás Yarrington, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y que gobernó de 1999 a 2004 el estado de Tamaulipas, fronterizo con Estados Unidos y con fuerte presencia de cárteles de las drogas, aseguró en una entrevista con la radio MVS que ni siquiera hay una acusación en su contra.

"No tengo relación con el crimen organizado, no he recibido sobornos, ni he brindado protección a ningún delincuente, no he realizado actividades de lavado de dinero, ni tengo negocios inmobiliarios en Texas", sostuvo el ex gobernador en entrevista telefónica.

En mayo la fiscalía de Texas (EEUU, centro-sur) señaló que Yarrington compró propiedades en ese estado por unos siete millones de dólares, presuntamente provenientes de sobornos de cárteles de las drogas.

Pero Yarrington señaló este viernes que desconoce que haya una investigación en su contra en Estados Unidos.

"Hasta ahora soy un hombre libre, absolutamente", aseguró el ex gobernador al sostener que todo responde a motivos políticos en momentos en que el PRI, que gobernó México de 1929 a 2000, lleva una cómoda ventaja en la cotienda presidencial.

Tras conocerse el pedido de la fiscalía de Texas, el PRI se distanció del ex gobernador, cuya ubicación se desconoce, y demandó que responda ante las autoridades.

El candidato del PRI a la presidencia Enrique Peña Nieto aparece favorito para las elecciones presidenciales del 1 de julio, con una amplia diferencia sobre el candidato de izquierda Andrés Manuel López Obrador.

En enero, las autoridades mexicanas habían informado que investigaban si Yarrington y otros dos gobernadores de Tamaulipas estaban implicados con los carteles de las drogas de el Golfo y Los Zetas, como señaló un testigo protegido.