•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La hija del presidente cubano Raúl Castro, Mariela Castro, afirmó este sábado que la política de "hostilidad" de Estados Unidos hacia Cuba "está determinada por el interés particular" de un pequeño grupo de "inescrupulosos" legisladores cubanoestadounidenses.

"La política exterior de hostilidad de Estados Unidos hacia Cuba está determinada por el interés particular de un cada vez más reducido grupo de políticos de origen cubano, que no conoce Cuba ni representa a los casi 1,8 millones de cubanos que viven en ese país", escribió en su blog la sexóloga, de 49 años, a su regreso de un viaje de más de 15 días al país norteamericano.

Subrayó que esos legisladores representan "mucho menos a los más de 300 millones de estadounidenses cuyas libertades civiles son violadas por leyes y enmiendas que han sido promovidas y defendidas por esos grupos".

"¿Cómo es posible que el derecho constitucional de los estadounidenses de viajar a Cuba esté condicionado a la agenda personal de este reducido número de políticos inescrupulosos?", cuestionó Castro, quien lidera en la isla una cruzada en defensa de los homosexuales.

Destacó que durante su viaje confirmó que la "inmensa mayoría de los cubanos en Estados Unidos anhela relacionarse" con la isla, pero que ese deseo "no está representado en ciertos congresistas cubano-americanos de limitada capacidad ética".

Mariela Castro participó en San Francisco en un Congreso de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA, sigla en inglés) y luego visitó Nueva York, en un viaje que superó sus "expectativas".

"Cada abrazo (...) me ratificaba que hay mucho en común entre nuestros pueblos, más razones para el encuentro que para distanciamientos, y que la separación que nos impone el bloqueo (embargo norteamericano vigente desde 1962) es artificial y mutuamente dañina", apuntó.

En San Francisco (oeste de Estados Unidos), la sexóloga afirmó que votaría por la reelección del presidente Barack Obama, luego de que el mandatario se pronunciara en favor del matrimonio homosexual.

El viaje de Mariela Castro irritó a grupos del exilio cubano, a legisladores cubanoestadounidenses y al candidato presidencial republicano Mitt Romney, quien pidió a Obama renegar del apoyo que recibió de la sobrina de Fidel Castro.

Cuba y Estados Unidos carecen de relaciones diplomáticas desde hace medio siglo, y los estadounidenses tienen prohibido por ley viajar a la isla.