•   Ginebra, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente del Perú, Ollanta Humala, negó que en su país se esté criminalizando la protesta social, en declaraciones a la AFP durante una rueda de prensa, tras su discurso en la Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), este lunes en Ginebra.

"No hay ninguna criminalización de la protesta social en el Perú. Lo que se está haciendo es defender el Estado de Derecho", respondió Ollanta Humala.

La provincia peruana de Espinar es escenario de un conflicto social, con revueltas contra la cuprífera Xstrata Tintaya, que fueron reprimidas por las fuerzas públicas. Esta represión hizo que cuatro parlamentarios dejaran el grupo oficialista, lo que complica una mayoría presidencial en la cámara legislativa.

Xstrata Tintaya, que vehiculizaría capitales suizos, es acusada de contaminar dos ríos, lo que ha desencadenado movilizaciones sociales que se saldaron con 2 muertos, 70 heridos, y detenciones de un alcalde y de miembros de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) que defienden los derechos humanos.

A esto se suma un estallido opositor en la ciudad norandina de Cajamarca, a raíz del proyecto Conga de la empresa Yanacocha, cuyo principal accionista es el grupo estadounidense Newton, que prevé invertir 4.800 millones de dólares para extraer oro y cobre.

"Hemos trazado una hoja de ruta y dado un plazo de dos años para la formalización" de la minería ilegal e informal, explicó Humala a la AFP, refiriéndose a "un fenómeno regional en Latinoamérica (...) que involucra a cientos de miles de personas que están trabajando y no respetando en muchos casos estándares de adecuación ambiental, de respeto al medio ambiente".

"Están contaminando de manera peligrosa ríos en la Amazonía, talando bosques de la Amazonía y también afectando a las empresas formales porque hay una competencia ahí entre estos dos sectores", precisó.

En su discurso en la Conferencia de la OIT, Humala abogó por integrar las actividades modernas con las artesanales, para beneficiar a los más pobres.

"Tenemos la singularidad que coexisten en un mismo ámbito geográfico actividades modernas y de punta como la minería, con actividades artesanales como la agricultura y la ganadería ...(hay que) establecer una integración de ambas actividades cuyos beneficios redunden en la población más pobre", dijo.

Humala garantizó en la Conferencia que se respetará el Convenio 169 de la OIT que establece una consulta previa obligatoria con los pueblos indígenas sobre los proyectos de explotación de los recursos naturales en sus tierras ancestrales.

También defendió "un crecimiento económico, acompañado de una inversión responsable y explotación racional de los recursos naturales" escuchando "la voz de las comunidades y de las poblaciones nativas e indígenas".

En otro frente, el presidente peruano declinó referirse a las diferencias surgidas en la reciente Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA), ante el planteo de Ecuador, Bolivia y Venezuela de reformar los mecanismos de control para garantizar la libertad de expresión, tema de un próximo debate en la OEA.

"Usted quiere que le dé la respuesta antes del partido, primero juguemos el partido y ya ahí le damos la respuesta", bromeó el presidente, esquivando una pregunta de la AFP sobre el tema.

GINEBRA, 11 Jun 2012 (AFP) - El presidente del Perú, Ollanta Humala, negó que en su país se esté criminalizando la protesta social, en declaraciones a la AFP durante una rueda de prensa, tras su discurso en la Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), este lunes en Ginebra.

"No hay ninguna criminalización de la protesta social en el Perú. Lo que se está haciendo es defender el Estado de Derecho", respondió Ollanta Humala a una pregunta de la AFP.

La provincia peruana de Espinar es escenario de un conflicto social, con revueltas contra la cuprífera Xstrata Tintaya, que fueron reprimidas por las fuerzas públicas. Esta represión hizo que cuatro parlamentarios dejaran el grupo oficialista, lo que complica una mayoría presidencial en la cámara legislativa.

Xstrata Tintaya, que vehiculizaría capitales suizos, es acusada de contaminar dos ríos, lo que ha desencadenado movilizaciones sociales que se saldaron con 2 muertos, 70 heridos, y detenciones de un alcalde y de miembros de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) que defienden los derechos humanos.

A esto se suma un estallido opositor en la ciudad norandina de Cajamarca, a raíz del proyecto Conga de la empresa Yanacocha, cuyo principal accionista es el grupo estadounidense Newton, que prevé invertir 4.800 millones de dólares para extraer oro y cobre.

"Hemos trazado una hoja de ruta y dado un plazo de dos años para la formalización" de la minería ilegal e informal, explicó Humala a la AFP, refiriéndose a "un fenómeno regional en Latinoamérica (...) que involucra a cientos de miles de personas que están trabajando y no respetando en muchos casos estándares de adecuación ambiental, de respeto al medio ambiente".

"Están contaminando de manera peligrosa ríos en la Amazonía, talando bosques de la Amazonía y también afectando a las empresas formales porque hay una competencia ahí entre estos dos sectores", precisó.

En su discurso en la Conferencia de la OIT, Humala abogó por integrar las actividades modernas con las artesanales, para beneficiar a los más pobres.

"Tenemos la singularidad que coexisten en un mismo ámbito geográfico actividades modernas y de punta como la minería, con actividades artesanales como la agricultura y la ganadería ...(hay que) establecer una integración de ambas actividades cuyos beneficios redunden en la población más pobre", dijo.

Humala garantizó en la Conferencia que se respetará el Convenio 169 de la OIT que establece una consulta previa obligatoria con los pueblos indígenas sobre los proyectos de explotación de los recursos naturales en sus tierras ancestrales.

También defendió "un crecimiento económico, acompañado de una inversión responsable y explotación racional de los recursos naturales" escuchando "la voz de las comunidades y de las poblaciones nativas e indígenas".

En otro frente, el presidente peruano declinó referirse a las diferencias surgidas en la reciente Asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA), ante el planteo de Ecuador, Bolivia y Venezuela de reformar los mecanismos de control para garantizar la libertad de expresión, tema de un próximo debate en la OEA.

"Usted quiere que le dé la respuesta antes del partido, primero juguemos el partido y ya ahí le damos la respuesta", bromeó el presidente, esquivando una pregunta de la AFP sobre el tema.