•   Mexico  |
  •  |
  •  |
  • AFP

En su último debate televisivo, los candidatos a la Presidencia de México coincidieron en dar prioridad al combate a la pobreza creciente, pero pasaron por alto el tema del narcotráfico y las más de 50,000 muertes violentas que ha provocado, subrayaron analistas este lunes.

El debate del domingo en Guadalajara marca la recta final de la campaña en la que Enrique Peña Nieto, abogado de 45 años del Partido Revolucionario Institucional, PRI, mantiene holgada ventaja ante Andrés Manuel López Obrador y de Josefina Vázquez Mota, del gobernante Partido Acción Nacional, PAN.

Priorizan economía

Durante dos horas los candidatos hablaron de temas económicos y específicamente de estrategias contra la pobreza que aqueja a la mitad de los mexicanos, pese a que la economía vive un momento de repunte tras la crisis de 2008, y las reservas internacionales se sitúan en un nivel histórico.

“Quiero lograr un México incluyente y sin pobreza (...) el centro de mi propuesta es que tú ganes más y alcance para más”, dijo Peña Nieto al empezar el debate, destacando que 12 años después de que su partido dejara el poder, que ejerció durante 71 años, la situación económica no ha mejorado.

“Hay que crear más empleo y trabajo”, señaló López Obrador, de 58 años, quien es candidato por segunda vez tras perder en 2006 por menos de 1%.

La exministra Vázquez Mota explicó que “terminar con la pobreza y con la desigualdad es el mayor reto”.

En contraposición, las referencias al narcotráfico fueron tangenciales y palabras como cartel, capo o matanza ni siquiera fueron pronunciadas por los aspirantes.

“El gran tema ausente fueron los miles de muertos, del que pasaron de largo”, indicó a la AFP Alberto Aziz Nacif, del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores.

“Eludieron la violencia, el crimen, la zozobra de México”. Lamentable, coincidió en Twitter el historiador Enrique Krauze, director de la revista Letras Libres y uno de los más influyentes autores del país.

Previo al debate, cerca del centro de exposiciones donde tuvo lugar, la Policía encontró dos brazos humanos tirados, un recordatorio de las matanzas del narcotráfico que sacude a Guadalajara desde hace meses.