•   Kingston, Jamaica  |
  •  |
  •  |

La tormenta tropical Gustav azotó Jamaica y amenazaba las Islas Caimán el viernes, sembrando la alarma desde Cuba hasta Nueva Orleáns, luego de dejar 67 muertos en la isla de La Española.

Gustav destrozó tejados, dejó a pueblos sin electricidad y provocó inundaciones y derrumbamientos de tierra en Jamaica, aunque de momento no hubo reportes inmediatos de víctimas en el país.

Meteorólogos del Centro Nacional de Huracanes en Miami dijeron que la tormenta podría golpear en cualquier parte del Golfo de México, pero la ruta que Gustav sigue la llevará a Luisiana antes del martes, quizás convertida en huracán.

Expertos del Centro dijeron que la tormenta se acumulaba cerca de la costa oeste de Jamaica el viernes por la mañana y que avanzaba en dirección oeste-noroeste a 13 kilómetros por hora (ocho millas por hora). Los vientos máximos sostenidos de Gustav eran de casi 100 kilómetros por hora (65 millas por hora).

Los meteorólogos advirtieron que Gustav podría convertirse en huracán antes de azotar las Islas Caimán, el viernes por la noche, y la punta occidental de Cuba el sábado.

Algunos hoteles de las islas cerraron y otros exhortaron a sus huéspedes a marcharse aunque las autoridades recomendaron mantener la calma. Theresa Foster, una de las dueñas del complejo turístico Gran Caimán, dijo que Gustav no parece tan amenazador como el huracán Iván, que destrozó el 70 por ciento de los edificios de las islas hace cuatro años.

''Cualquier desastre que la tormenta iba a provocar, ya ha sido provocado'', dijo.

El gobierno de Jamaica desalojó las zonas bajas, incluida Portmore, una zona densamente poblada y expuesta a las inundaciones, a las afueras de Kingston. El principal aeropuerto capitalino estaba cerrado y los autobuses dejaron de prestar servicio, pese a que la gente seguía acudiendo a los supermercados para comprar víveres.

Los precios del petróleo se dispararon por encima de los 120 dólares por barril, antes de bajar a menos de 116, en una sesión turbulenta por los temores de que la tormenta pueda afectar la producción en el Golfo de México, donde hay 4.000 plataformas petroleras.

El viernes, volvieron a subir, superando los 116 dólares por barril.

Miles de trabajadores evacuaron las plataformas de extracción petrolera y los analistas avisaron de que la tormenta podrían provocar la subida de los precios del gas hasta que superen los 4 dólares por galón.

''Vamos a ver aumentos de 5, 10 y 15 centavos por galón'', señaló Tom Kloza, que dirige el servicio de Información de Precios del Petróleo en Wall, Nueva Jersey. ''Si sufrimos algo parecido a Katrina, estamos hablando de los precios del gas subiendo otro 30 por ciento''.

El viernes se conmemora el tercer aniversario del huracán Katrina, y las autoridades de Luisiana no quieren correr riesgo alguno. El gobernador Bobby Jindal declaró el estado de emergencia, como preparativo para recibir ayuda federal.

El gobernador de Texas, Rick Perry, emitió una declaración de desastre, y ambos estados pusieron en alerta a 8.000 efectivos de la Guardia Nacional.

Mientras tanto, en pleno Atlántico, la tormenta tropical Hanna avanzaba hacia el oeste y los expertos señalaban que supondrá una amenaza para las Bahamas la semana que viene. Hanna registró vientos sostenidos de casi 85 kilómetros por hora (50 millas por hora). Aunque no se espera que cambie mucho el viernes, los meteorólogos dijeron que Hanna podría convertirse en huracán en los próximos días.