•  |
  •  |
  • END

El candidato republicano a la Casa Blanca, John McCain, designó a la gobernadora de Alaska, Sarah Palin, como su compañera de fórmula, mientras los demócratas unidos en torno a Barack Obama vuelven al ruedo enfervorizados tras la Convención demócrata.

“Ella es exactamente lo que yo necesito. Ella es exactamente lo que este país necesita para ayudarme en esta lucha”, dijo McCain durante un mitin en Dayton (Ohio), en el que presentó oficialmente a su compañera.

El candidato republicano sorprendió ayer viernes al designar a la primera mujer gobernadora de Alaska, de 44 años, una persona relativamente desconocida en Washington pero que le puede ayudar a ganarse a los insatisfechos electores de Hillary Clinton, además de sumar apoyo del ala conservadora del partido.

Palin, quien participó como candidata del certamen Miss Alaska, es enemiga acérrima del aborto y es miembra de la conservadora y polémica Asociación Nacional del Rifle (NRA).

Siendo una joven madre, compensaría la edad de McCain, quien celebró ayer viernes sus 72 años, y es vista como una brisa de aire fresco, no influenciada por los políticos de Washington.

Obama pide ayuda para restablecer sueño americano
La noticia sucedió al discurso histórico del jueves de Obama frente a unas 86 mil personas que colmaron el Estadio de Denver, Colorado (oeste), y en el que urgió a los electores a ayudarlo a “restablecer la promesa de Estados Unidos” y atacó a su rival republicano y al gobierno de George W. Bush.

“Estados Unidos: somos mejores que estos últimos ocho años”, dijo Obama. “Somos un país mejor que esto”, agregó el candidato demócrata, exactamente a 45 años del día en que Martin Luther King pronunció su discurso “Yo tengo un sueño”, en el que fijó su punto de vista sobre la unidad racial en el país.

“Este momento, esta elección es nuestra oportunidad de mantener viva la promesa en el siglo XXI”, expresó Obama, en un discurso de tonos poéticos pero de fuerte contenido político, en el que ató la imagen de McCain con la del impopular presidente George W. Bush.

“Estamos aquí porque amamos demasiado este país como para dejar que siga siendo como en los últimos ocho años. El 4 de noviembre, debemos ponernos de pie y decir: ‘Ocho ya es bastante’”.

Obama cautivó a la impresionante muchedumbre en un estadio al aire libre mientras pronunciaba su emotivo discurso, que fue interrumpido por numerosas ovaciones que sacudieron el coliseo deportivo.

Pero según los analistas, aún tiene mucho por hacer. Julian Zelizer, profesor de historia de la Universidad de Princeton, dijo que si bien el discurso de Obama fue un buen comienzo para pescar a los electores de Hillary Clinton, aún tiene mucho trabajo por delante para derrotar a McCain.

“No creo que ese discurso haya atrapado a la gente indecisa”, señaló.

A su vez, del lado republicano, la elección de una candidata de tan poca trayectoria podría socavar las acusaciones de McCain sobre la falta de experiencia de Obama, para ser comandante en jefe de un país atrapado en los conflictos de Irak y Afganistán.

Y Palin podría tener dificultades en competir frente al experimentado senador Joseph Biden, elegido como candidato demócrata a la vicepresidencia, quien pasó la mayor parte de sus 36 años de carrera trabajando en política exterior.