•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El canciller salvadoreño, Hugo Martínez, manifestó hoy su satisfacción por la decisión de los Estados Unidos de detener momentáneamente las deportaciones de unos 800.000 jóvenes, en su mayoría hispanos, que entraron ilegalmente a EU cuando eran menores.

Estados Unidos, a través de la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, anunció este viernes que se postergará por dos años la deportación de los jóvenes que cumplan ciertos requisitos, y que en ese período podrán obtener permisos de trabajo.

"Esta medida es parte del las medidas de flexibilización que nosotros hemos estado solicitando y estamos muy complacidos que se haya hecho ese anuncio ahora", indicó Martínez a los periodistas.

"Por supuesto que vamos apoyar en la difusión de esta medida y vamos a brindar toda la asesoría que esté a nuestro alcance para los jóvenes que puedan tener la oportunidad de beneficiarse", agregó.

Para beneficiarse de la nueva disposición los jóvenes deberán probar que ingresaron en Estados Unidos cuando tenían menos de 16 años, que han residido en el país durante por lo menos cinco años antes de este anuncio y que se encuentran en EU en esta fecha, de acuerdo a las autoridades estadounidenses.

Otros requisitos tienen que ver con su nivel de estudios y la ausencia de antecedentes penales.

Por otra parte, Martínez señaló también que su país continuará insistiendo en la necesidad de una reforma migratoria integral en Estados Unidos, independientemente de quién gane las elecciones de noviembre próximo.

"Vamos a seguir insistiendo independientemente quién sea el nuevo gobierno en los Estados Unidos", dijo.

De los 2,9 millones de salvadoreños que viven e el extranjero, 2,5 millones están en Estados Unidos, según fuente oficiales.

Las remesas enviadas por los salvadoreños a sus familias representan alrededor del 16 por ciento del producto interno bruto (PIB) de su país.