•   Asuncion, Paraguay  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Violentos enfrentamientos en Curuguaty, 250 km al noreste de Asunción, dejaron este viernes un saldo parcial de siete policías y nueve campesinos muertos, durante el desalojo de campesinos sin tierra que ocupaban una finca, informó el ministro del Interior, Carlos Filizzola.

“Hay siete bajas en el lado de la Policía, y por lo menos nueve bajas entre los ocupantes”, dijo Filizzola en rueda de prensa en la residencia presidencial.

“Sentimos la pérdida de efectivos policiales”, indicó Filizzola, quien situó en unos 80 el número de heridos y dijo que “ya la Policía controló la situación. Lamentamos muchísimo las bajas”.

Agregó que “hasta el momento no tenemos información de que esto tenga vinculación con guerrilleros del Ejército del Pueblo Paraguayo, EPP”, un grupo armado clandestino que opera en el Norte del país, y al que se le atribuyen ataques a comisarías y el robo de sus armas.

El enfrentamiento se produjo entre unos 150 ocupantes y 300 policías, explicó el ministro, quien indicó que los disparos fueron iniciados por los campesinos.

“Hubo disparos de parte de ellos, la Policía tuvo que responder”, subrayó, y agregó que “se actuó en base a una orden judicial. Hemos actuado como la ley manda. Sabíamos que había armas, sobre todos rifles, escopetas y armas cortas. Por eso enviamos al lugar a 300 efectivos para cumplir con el desalojo”, explicó.

Recibidos a balazos

Relató que cuando los jefes policiales fueron para negociar con los líderes campesinos, “fueron recibidos a balazos”, momento en que se registraron las bajas.

Los invasores del terreno, una reserva natural propiedad del empresario Blas Riquelme, se dispersaron y se internaron en una zona boscosa pero fueron rodeados por la fuerza.

“Seguimos allí con 321 efectivos, en el lugar, apoyados por helicópteros”, destacó.

La propiedad de Riquelme, empresario del sector de los supermercados, está en una región ocupada en gran parte por los llamados “brasiguayos”, prósperos productores de soja brasileño, instalados desde hace 40 años en las tierras más fértiles del país, en la cuenca del río Paraná, en la zona fronteriza de Paraguay con Argentina y Brasil.

El presidente Fernando Lugo repudió los enfrentamientos y manifestó su “absoluto respaldo” a las fuerzas de seguridad en un breve comunicado y extendió su pésame a los familiares de los policías fallecidos.

Agregó que ordenó a las Fuerzas Armadas apoyar con sus efectivos el operativo policial “de acuerdo a la Constitución y la ley”.

“Todas las áreas del Gobierno están trabajando en este momento en líneas de acción para devolver la calma y la tranquilidad a Curuguaty”, manifestó.

Lugo convocó al gabinete de la Casa Presidencial, a sus ministros del Interior, de Defensa y al comandante de las Fuerzas Militares para analizar la situación.