•   Atenas, Grecia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los griegos volverán a votar mañana domingo en unas elecciones legislativas que toda Europa mira con gran interés y preocupación, ya que serán una especie de referéndum, a favor o en contra de la permanencia de Grecia en la Eurozona.

Las consecuencias de estos comicios cruciales serán inmediatamente sopesadas en la Cumbre del G20 que reunirá el lunes y martes próximos en Los Cabos, México, a los países ricos y emergentes.

Todos los dirigentes europeos y el presidente estadounidense Barack Obama advirtieron a los nueve millones de electores griegos sobre las consecuencias de la votación en su propio país y en la Eurozona.

La Bolsa de Nueva York cerró este viernes al alza, en un mercado que apostaba por una intervención de los bancos centrales en caso de que las elecciones en Grecia arrojen un resultado desfavorable a la permanencia del país en la zona euro.

El precio del petróleo cerró con una ligera alza en Nueva York en un mercado sin grandes tendencias, también a la espera de las elecciones del domingo en Grecia.

El euro se estabilizaba ante el dólar frente a las perspectivas de las elecciones griegas y sus consecuencias económicas y políticas.

Las principales bolsas europeas cerraron en alza, estimuladas ante la perspectiva de una intervención concertada de los grandes bancos centrales tras las elecciones del domingo, y en caso de turbulencias en los mercados.

Estar o no estar

“¿Estar o no estar en la zona euro? Esa es la cuestión”, dijo el ex primer ministro griego Lucas Papademos, parafraseando a Hamlet de Shakespeare para resumir el dilema de los griegos el próximo domingo.

Sondeos no autorizados dan una ventaja mínima a Antonis Samaras, de 61 años, líder conservador de Nueva Democracia, ND, sobre Alexis Tsipras, de 37 años, jefe de Syriza, según un experto.

Samaras se presenta como el garante del mantenimiento de Grecia en la zona euro, a la vez que quiere renegociar el memorándum, el plan de rigor negociado con los prestamistas internacionales a cambio de la ayuda financiera.

Su rival de la izquierda radical, mucho más carismático pero temido por los mercados financieros, exige acabar con este memorándum firmado por los partidos tradicionales “sometidos a los dictámenes de los acreedores”.

Alexis Tsipras se ha dado un plazo de diez días para llevar a cabo “una verdadera y dura” renegociación con la UE si toma el mando de Grecia, con la perspectiva de la Cumbre europea de los días 28 y 29 de junio en Bruselas.

“Espero que los partidos vayan a cooperar. Que todo el mundo esté unido”, dijo a la AFP Michalis Vlavianos, jubilado de 77 años, quien vive con dificultad con una pensión mensual de 630 euros.