•  |
  •  |
  • END

México / EL PAÍS
Los cuerpos de 12 personas decapitadas y con huellas de tortura fueron encontrados en la tarde del jueves en el Estado mexicano de Yucatán, al este del país. Las autoridades creen que este crimen, que ha horrorizado a México, es una acción del cártel de narcotraficantes del Golfo o de su brazo ejecutor, Los Zeta, en contra de las autoridades que combaten el narcotráfico.

La gobernadora yucateca, Ivonne Ortega, dijo que desde hace tres meses han recibido amenazas telefónicas en las que se exigían la retirada de retenes y menos vigilancia policial.

El hallazgo se produjo después de que una llamada anónima “invitara” a los reporteros de una televisión local (Televisión Azteca) a que “acudieran a montes de Chichí Suárez, donde hallarían unos cuerpos”. En esa hacienda cercana a Mérida, la capital de Yucatán, yacían 11 cadáveres, amontonados y con las manos y tobillos atados. Uno más fue encontrado en otro municipio, algo más alejado.

La mayoría de los cuerpos se encontraban desnudos y presentaban huellas de torturas. Casi todos lucían tatuajes. La gobernadora de Yucatán indicó que eran imágenes de la Santa Muerte, a la que se rinde culto en México a pesar de que no es reconocida por la Iglesia Católica. Entre sus devotos hay delincuentes, lo mismo que policías o gente pobre.

Los cuerpos eran en sí un mensaje macabro, pero tenían un cartelón con una demanda textual: “Déjenos trabajar”. Ivonne Ortega mencionó a los medios locales el contenido de las amenazas de los sicarios: “Nos decían que no íbamos a aguantar la presión de los medios y la sociedad, cuando comenzaran a aparecer ejecutados en el Estado”.

La gobernadora indicó que, a pesar de las amenazas y la matanza la batalla va a seguir, y que contaba con el apoyo del presidente, Felipe Calderón, con el que conversó sobre la situación. Ortega dejó ver que existe una pista que apunta a sicarios “del cártel del Golfo, de alguno del norte”. Este grupo delictivo nació en el Estado norteño de Tamaulipas.

A la espera de confirmar la identidad de las víctimas, el diario Milenio informaba el viernes que la cifra de policías asesinados llegó a 71 en agosto, convirtiéndose en el mes más violento del sexenio. “En los últimos ocho días, han sido ultimados 28 agentes; en promedio mueren tres o cuatro a diario”, señala el diario. En lo que va del año han muerto 320 agentes policiales.

Identifican a 11 de los 12 ejecutados
Yazmín Rodríguez
Tomado del Diario de Yucatán
Once de los 12 cuerpos descabezados, encontrados la tarde del jueves pasado en Montes de la Hacienda Chichí Suárez, fueron identificados por la Procuraduría de Justicia de Yucatán, resultando que cinco de ellos son de Yucatán y los otros de los vecinos Estados de Campeche y Quintana Roo, según informa El Universal en su edición en línea.

También confirmó la dependencia que los 11 cuerpos sin cabeza corresponden a delincuentes con fichas de varios ingresos en penales de la península yucateca, por su vinculación con el tráfico de drogas.

El procurador de Justicia, José Alonso Guzmán Pacheco, informó que el caso de los asesinados ya fue atraído por la PGR, y que los cuerpos serían entregados conforme sean solicitados por sus familiares.

Las necropsias permitieron establecer que entre tres y cinco de los cuerpos presentan indicios de que fueron degollados estando vivos.

El procurador manifestó, al salir de una reunión del gabinete de seguridad estatal celebrada en las instalaciones del Siglo XXI de esta ciudad, que pese a los hechos no hay una militarización en Yucatán, sino únicamente la cooperación entre la PGR, la Décima Región Militar y las autoridades del gobierno de Yucatán.

Hasta la tarde de este viernes no tenían reportes del paradero de las cabezas de los 12 asesinados, y solamente faltaba identificar a uno de los que se encontró en el municipio de Buctzotz.

Por otro lado, el procurador confirmó que en el cadáver encontrado en el municipio de Buctzotz, había un mensaje supuestamente dirigido al secretario de Seguridad Pública, Felipe Saidén Ojeda, que decía: “Cumple los compromisos”.

El procurador señaló que no entendía la razón de esta frase, porque el único compromiso de los funcionarios del Gabinete de Seguridad Pública “es cumplir con garantizar la seguridad para todos los yucatecos”.