•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El fundador de WikiLeaks Julian Assange, que pasó su primera noche en la embajada de Ecuador en Londres mientras este país evalúa su solicitud de asilo político, se expone a una detención si abandona su refugio diplomático por violar los términos de su libertad condicional.

"Podemos confirmar que el señor Assange ha infringido su libertad condicional y sigue en la embajada de Ecuador fuera del alcance de la policía. Seguimos en contacto con las autoridades ecuatorianas sobre esta situación", dijo el miércoles una portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores.

Tras larga batalla judicial de Assange en el Reino Unido para evitar su extradición a Suecia como sospechoso de cuatro supuestos delitos de agresión sexual, la justicia británica le había impuesto varias condiciones para permanecer en libertad.

Una de ellas era el cumplimiento de un toque de queda entre las 22H00 y las 08H00 locales.

"Hacia las 22H20 del martes la policía fue notificada de que Assange había violado una de esas condiciones. Ahora se expone a una detención (...) por incumplimiento de esas condiciones", declaró una portavoz de Scotland Yard. "Los agentes conocen su ubicación", agregó.

Dos coches de policía presentes a primera hora en las inmediaciones de la embajada abandonaron el lugar a media mañana, según una reportera de la AFP apostada como otras decenas de periodistas en el exterior de la legación situada en el elegante y céntrico barrio de Knighstsbrige.

El australiano, de 40 años, se refugió en ella el martes y presentó una solicitud de asilo político que el gobierno de la nación sudamericana señaló que estaba "evaluando". Las autoridades ecuatorianas no dieron este miércoles ninguna nueva declaración.

Este lance imprevisto se produjo apenas días después de que la Corte Suprema desestimara una última petición de Assange para que reabriera el caso, su último recurso en el Reino Unido para evitar la extradición.

El exhacker teme que Suecia, que todavía no lo ha acusado formalmente, no sea más que una etapa antes de su entrega a Estados Unidos, país que lo ha investigado por presunto espionaje tras la difusión en los últimos años en WikiLeaks de decenas de miles de cables diplomáticos estadounidenses confidenciales y documentos secretos de las guerras de Irak y de Afganistán.

"Amenazas de muerte, boicot económico y la posibilidad de ser entregado a las autoridades de Estados Unidos, británicas, suecas o australianas hacen que busque en territorio ecuatoriano el asilo y la protección para permitirme continuar con mi misión", agregó en una carta enviada al presidente ecuatoriano Rafael Correa en apoyo de su petición de asilo.

La madre del creador de WikiLeaks, Christine Assange, definió la acción de hijo como "el último esfuerzo desesperado porque es un preso político" que "continúa sin haber sido acusado ni interrogado por un crimen que, si lo explicaran, no tiene absolutamente ningún fundamento.

"Espero que el Tercer Mundo pueda defender lo que moralmente es justo, cuando el primer mundo no puede o no quiere hacerlo, porque están demasiado ocupados en atiborrarse y arrastrarse por el suelo ante la codicia de Estados Unidos y de las grandes empresas", dijo con firmeza.

El gobierno ecuatoriano indicó el martes que cualquier decisión será conforme al derecho internacional y a su política en materia de derechos humanos.

Pero en Suecia el abogado de las dos mujeres que denunciaron a Assange por los supuestos delitos de agresión sexual, incluida una violación, se mostró convencido de que Ecuador rechazará la solicitud.

"No puedo imaginar que Ecuador le conceda el asilo", declaró el abogado Claes Borgstroem a la agencia sueca TT. "No es más que una nueva tentativa legal para detener o retrasar el examen legal al que debe someterse en Suecia para que se haga Justicia".

Assange, que niega estas acusaciones aunque admite haber mantenido relaciones sexuales consentidas con ambas denunciantes, también puede apelar ante la Corte Europea de Derechos Humanos (CEDH) de Estrasburgo (Francia), que tiene potestad para pedir a la justicia británica la suspensión de la extradición.