AP
  •   George Town, Islas Caimán  |
  •  |
  •  |

El huracán Gustav rápidamente tomó fuerza la madrugada de este sábado en las aguas cálidas del Caribe y alcanzó la Categoría 3 en momentos en que se aproximaba al oeste de Cuba, en una ruta que podría llevarlo a la costa estadoundiense del Golfo de México tres años después del paso de huracán Katrina por Nueva Orleáns.

El Centro Nacional de Huracanes de Miami confirmó la madrugada del sábado que el huracán Gustav presentaba vientos sostenidos máximos de 185 kilómetros por hora (115 millas por hora), que le otorgan la Categoría 3 en la escala Simpson-Safir de huracanes.

En un comunicado, el Centro nacional de Huracanes señaló que de acuerdo con las lecturas de un avión de reconocimiento de la Fuerza Aérea estadounidense, la tormenta seguirá fortaleciéndose rápidamente.

A las 0900 GMT (5:00 A.M., hora del Este de Estados Unidos) el ojo de Gustav fue ubicado 410 kilómetros (255 millas) al este-suroeste del extremo oeste de Cuba y se desplaza con rumbo noroeste a 19 kilómetros por hora (12 millas por hora).

Gustav, que mató a 71 personas por su paso por el Caribe, azotó la madrugada del sábado a las Islas Caimán con potentes vientos que arrancaron techos de viviendas y líneas de electricidad.

Se espera que la tormenta atraviese por la zona tabacalera de Cuba el sábado de camino hacia las aguas del Golfo de México, donde arribaría el domingo.

Gustav azotó primero a las ''islas hermanas'' de Caimán Brac y Pequeña Caimán, pequeños territorios insulares del archipiélago ubicadas en el sector oriental. Las marejadas y las fuertes lluvias inundaron las calles.

Dos personas fueron derribadas y arrastradas por enormes olas cuando éstas intentaban tomar fotografías de la tormenta en Pequeña Caimán, pero no hubo información inmediata de heridos, señaló el gerente de desastres de la Cruz Roja de las Islas Caimán, Hemant Balgobin.

Hubo informes de casas dañadas en Caimán Brac así como inundaciones en las islas, pero las autoridades aún no han hecho un análisis de la situación, informó Balgobin, quien se encontraba en Gran Caimán, la isla mayor del archipiélago.

''Las cosas no estuvieron tan mal como pudieron haber estado'', agregó.

Más de 1.100 personas pasaron la noche en albergues gubernamentales en las tres islas, mientras que mareas altas y potentes vientos azotaban a la cadena de islas, informó el Centro Nacional de Operaciones de Emergencia a través de un comunicado. La mayoría de las personas se apiñaron en casas privadas o en hoteles mientras esperaban que pasara la tormenta.