•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Durante muchos años, la queja estándar sobre las habitaciones de hotel en Nueva York era: “Son costosas, pero son pequeñas”, a menudo pronunciado con un encogimiento de hombros que quería decir “¿Qué se puede hacer al respecto?”

Pero los hoteleros recientemente han estado convirtiendo en virtud el tamaño pequeño, ofreciendo alojamientos diminutos aunque bien diseñados por unos 200 dólares la noche, y en algunos casos muy por debajo de eso.

Las nuevas habitaciones están en el segmento del “lujo asequible”, un derivado de los hoteles “cápsula” japoneses; poco más que espacio para dormir, algo así como un ataúd en un mausoleo.

La modalidad más reciente, que apareció primero en Europa, ofrece toda una habitación de hotel, típicamente de menos de 10 metros cuadrados y regularmente con un baño privado. Estos hoteles aparecieron primero en los aeropuertos de Europa, y algunos rentan habitaciones por horas, permitiendo a los pasajeros hospedarse para tomar una siesta, bañarse y revitalizarse.

El primer caso en Nueva York fue el Pod Hotel de 345 habitaciones en el este de Manhattan, que abrió a principios de 2007 con tarifas por habitación a partir de 89 dólares por noche.

El año pasado, apareció un competidor: el Yotel de 669 habitaciones, con una tarifa introductoria de 149 dólares por noche.

El desarrollador del Pod, BD Hotels, dijo que abriría otro en Manhattan este mes. También planea abrir Pods en Boston, Chicago, Los Ángeles y Washington, y en todo el mundo.

Yotel, que empezó en tres de los aeropuertos de Europa, ha anunciado la creación de un fondo de inversión con el desarrollador John Buck Co. y otros socios, y planea adquirir y desarrollar Yotels con valor de 650 millones de dólares en toda Norteamérica en los próximos tres a cinco años.

Al mismo tiempo, otra cadena de hoteles de lujo asequibles, citizenM, tiene planes de abrir dos hoteles en Manhattan en 2013 y 2014.

Richard Born, socio capitalista de BD Hotels con su socio Ira Drukier, dijo que el nuevo Pod de Manhattan, llamado Pod 39, conservaría las mejores partes del Pod Hotel original pero con algunas modificaciones. Por ejemplo, en el Pod Hotel original, algunas habitaciones tienen baños distinguidos, mientras que cada habitación en el nuevo Pod 39 tendrá un baño privado.

El Pod 39 está abriendo en un ex club hotel Allerton. El edificio característico de 17 pisos, diseñado por Arthur Loomis Harmon, tiene una fachada de estilo renacentista italiano con ventanas en arco, detalles de terracota y trabajo de albañilería variado. Su prominente roof garden con aberturas en arco que flanquean una columnata central permanecerá en gran medida sin cambio.

El roof garden estará abierto a los huéspedes, acompañado por un salón y bar.

Las tarifas en el Pod Hotel oscilan entre unos 100 y 200 dólares por noche, dependiendo de la temporada.

En el Yotel, las habitaciones de 16 metros cuadrados empiezan en 149 dólares por noche y han tenido una tarifa diaria promedio de 200 dólares desde que abrieron, dijo Gerard Greene, director ejecutivo de Yotel. El hotel tiene elementos de alta tecnología destinados a mantener bajos los precios y felices a los clientes como quioscos de registro automatizados y un “Yobot”, o conserje de equipaje robotizado.

“Nuestra inspiración fueron los hoteles cápsula japoneses, la primera clase de British Airways, los hoteles económicos y también los hoteles de diseño de cinco estrellas”, dijo Greene.

“Tratamos de unir los cuatro para obtener un producto de lujo a un precio asequible, y a lo que renunciamos fue realmente al espacio. Si podíamos ocupar menos espacio, pagaríamos menos por el terreno, lo cual significa que podíamos gastar un poco más en el acondicionamiento de la habitación”.

El Yotel en Manhattan, el primero de los hoteles “city center” de la cadena, tiene unos 1,850 metros cuadrados de áreas de alimentos y bebidas, incluidos un bar, un restaurante, un salón y una amplia terraza. Greene dijo que había tenido una ocupación del 80 por ciento en sus primeros 11 meses con una utilidad operativa bruta del 50 por ciento.

Pero futuros Yotel tendrán menos espacio dedicado al servicio de alimentos y bebidas y áreas comunes.