AP
  •   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |

Con vientos de 185 kilómetros por hora, el huracán Gustav se acercaba peligrosamente a Cuba el sábado por la costa sureste tras dejar a su paso por el Caribe unos 71 muertos; mientras la isla se prepara con la evacuación de al menos 240.000 personas.

''No se puede perder un minuto'', dijo a medios de prensa nacionales el dirigente comunista y líder del Consejo de Defensa de La Habana, Pedro Sáez Montejo, quien exhortó a sus compatriotas a asegurar ventanas y puertas y resguardar naves.

Ante el inminente paso por el occidente de la isla _la zona tabacalera_, se evacuaron el sábado hacia 147 albergues a unas 190.000 personas, que se sumaron a las 50.000 que de manera preventiva dejaron sus hogares en la costa suroriental en los días precedentes. Hasta ahora no se reportaron víctimas en Cuba.

El ciclón, que la semana pasada se había desorganizado retomó, su fuerza para convertirse en un huracán de Categoría 3 con vientos sostenidos de 185 kilómetros por hora y rachas superiores, indicó el experto José Rubiera por la televisión.

Rubiera pronosticó que Gustav podría subir un número, hasta situarse como un huracán 4 en la escala Simpson-Safir en las próximas horas, cuando además se prevé que toque tierra cubana.

A las seis de la mañana, el centro del meteoro fue estimado en los 20.3 grados latitud norte y los 81.4 grados de longitud oeste, a unos 190 kilómetros al sudeste de Punta del Este, Isla de la Juventud.

Un cielo encapotado anunciaba a los capitalinos la proximidad del ciclón, mientras las personas salían a comprar pan, se abastecían de agua, retiraban macetas de los balcones y esperaban.

Aunque la zona de peligro inminente abarca la provincia de Pinar del Río, el área de influencia de Gustav es tan extensa _unos 500 kilómetros_ que provocará chubascos, lluvias fuertes y localmente intensas en La Habana, Matanzas y hasta Camagüey.

Se pronosticaban marejadas e inundaciones costeras por la zona sur.

Paralelamente, William Leyva, vicepresidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, indicó que los embalses están siendo vigilados y se prepara para incrementar el contenido de sus vasos las presas de Pinar del Río, al 44% de su capacidad de llenado; La Habana, al 50; Ciudad de La Habana, al 28, e Isla de la Juventud, al 59.

El Centro Nacional de Huracanes de Miami confirmó en un comunicado que espera que el ciclón se fortalezca rápidamente antes de volcarse el domingo hacia el Golfo de México.

Gustav, que mató a 71 personas por su paso por el Caribe, azotó la madrugada del sábado a las Islas Caimán con potentes vientos que arrancaron techos de viviendas y líneas de electricidad.

El ciclón azotó primero a las ''islas hermanas'' de Caimán Brac y Pequeña Caimán, pequeños territorios insulares del archipiélago ubicadas en el sector oriental. Las marejadas y las fuertes lluvias inundaron las calles.

Dos personas fueron derribadas y arrastradas por enormes olas cuando éstas intentaban tomar fotografías de la tormenta en Pequeña Caimán, pero no hubo información inmediata de heridos, señaló el gerente de desastres de la Cruz Roja de las Islas Caimán, Hemant Balgobin.

Hubo informes de casas dañadas en Caimán Brac así como inundaciones en las islas, pero las autoridades aún no han hecho un análisis de la situación, informó Balgobin, quien se encontraba en Gran Caimán, la isla mayor del archipiélago.

''Las cosas no estuvieron tan mal como pudieron haber estado'', agregó.

Más de 1.100 personas pasaron la noche en albergues gubernamentales en las tres islas, mientras que mareas altas y potentes vientos azotaban a la cadena de islas, informó el Centro Nacional de Operaciones de Emergencia a través de un comunicado. La mayoría de las personas se apiñaron en casas privadas o en hoteles mientras esperaban que pasara la tormenta.