AFP
  •   Madrid, España  |
  •  |
  •  |

La compañía aérea española Spanair, que el 20 de agosto se estrelló en el aeropuerto madrileño de Barajas cuando intentaba despegar causando 154 muertos, negó el sábado haber pensado en cambiar el aparato siniestrado, como afirmó el viernes la ministra española de Fomento.

"En ningún momento (Spanair) indicó que fuera su intención sustituir el avión accidentado" luego de detectarse la avería -considerada menor- durante el primer intento de despegue del aparato que se dirigía hacia las Islas Canarias (suroeste), indicó la compañía en un comunicado.

El piloto interrumpió un primer intento de despegue luego de detectar un recalentamiento en una toma de aire del avión y decidió volver a la zona de embarque.

"Los técnicos de mantenimiento decidieron que no sería necesario el cambio de avión al tratarse de una reparación menor que podría efectuarse en un lapso de tiempo no superior a los 15 minutos", explicó Spanair en el comunicado.

El viernes, la ministra española de Fomento, Magdalena Alvarez, afirmó ante una comisión del Congreso de los Diputados que "la compañía comunicó al aeropuerto la posibilidad de sustituir la aeronave (...) aunque finalmente también comunicó al centro de gestión aeroportuario que decidía continuar con la aeronave".

Con su declaración, Alvarez sembró dudas sobre la gravedad real de la primera avería detectada en el MD-82 que se estrelló poco después del despegue en las inmediaciones del aeropuerto de Madrid-Barajas, causando 154 muertos y 18 heridos.

Las causas de la catástrofe aérea, la peor en España desde hace 25 años, siguen sin conocerse. Algunos supervivientes dijeron que la velocidad del avión era muy baja para un despegue.