•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un paro del poderoso sindicato de camioneros está generando fuertes complicaciones en el abasto de gasolina y amenaza el funcionamiento de la industria y el transporte público en Argentina, informó este jueves el ministro de Planificación, Julio De Vido.

"El paro está dejando sin combustibles a gran parte de las estaciones de servicio (gasolineras), mientras que también puede complicar a la industria. Para el transporte público, incluidos trenes y autobuses, se dispone de gasoil hasta el sábado", dijo este jueves De Vido en una rueda de prensa.

El funcionario anunció además que el gobierno presentará una denuncia penal contra la patronal del sector al considerar que el miércoles, en el primero de los tres días de la huelga, desoyó la exigencia de poner los camiones a disposición del gobierno para distribuir el combustible.

La denuncia contra la patronal se suma a la que más temprano había formulado el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, contra los líderes del gremio laboral del sector, Hugo y Pablo Moyano, por el presunto delito "de amenazas, coacción agravada y entorpecimiento de servicios públicos".

El sindicato, con unos 250.000 afiliados, reclama un aumento salarial de 30% en el marco de las denominadas negociaciones paritarias con las patronales, supervisadas por el gobierno, y exige la disminución del impuesto a las ganancias.

De Vido dijo que la prioridad del gobierno es garantizar el servicio de gas en los domicilios y agregó que de momento son "26.000 las viviendas afectadas" por la falta del fluido, la mayoría de ellas ubicadas en zonas de muy bajas temperaturas en medio del invierno austral.

"Estamos ante un hecho que tiene una envergadura sin precedentes y de clara connotación política", dijo el ministro.

Hugo Moyano, también líder de la central sindical peronista CGT, de ocho millones de afiliados, amplió su controversia con el gobierno de Cristina Kirchner tras haber sido uno de sus principales aliados durante el primer mandato (2007-2011) y el de su marido Néstor Kirchner (2003-2007), fallecido en 2010.

Además del paro de los camioneros, un sector de los controladores aéreos llevaba a cabo una protesta que afectaba los vuelos en el aeropuerto que sirve a Buenos Aires en vuelos internos y con países limítrofes.