•  |
  •  |
  • END

México / AFP
Vestidos de blanco, con una vela y en silencio, miles de mexicanos saldrán a las calles este sábado en la capital y otras 70 ciudades, para exigir a sus políticos que detengan la violencia desbordada que ya ha causado casi 3 mil asesinatos y unos 400 secuestros en lo que va del año.

El pasado día 21 las altas autoridades nacionales reaccionaron ante la indignación ciudadana reuniéndose y firmando una serie de compromisos contra la inseguridad.

Pero tras la Cumbre llegó la semana más violenta en México desde el inicio del mandato del presidente Felipe Calderón en diciembre de 2006, según publica este sábado el diario Reforma, que da cuenta de 167 asesinatos, incluidos los de 24 policías, y 21 decapitados.

Doce de los cadáveres descabezados fueron hallados el jueves en Yucatán (sureste), y pese a la detención de tres sospechosos que portaban un hacha y palas, estos macabros crímenes intensificaron la sensación de inseguridad de los mexicanos y su hartazgo por la falta de respuesta de los políticos, en algunos casos por la “directa participación de fuerzas de seguridad en delitos”.

Por ello, las quince asociaciones civiles y empresariales organizadoras de la manifestación reclamaron enfáticamente a la clase política que no acuda, y pidieron a los asistentes que marchen en silencio, sin consignas ni pancartas, además de descartar parlamento alguno.

Los organizadores entregarán el domingo a Calderón y al alcalde capitalino, Marcelo Ebrard, un documento con 10 exigencias ciudadanas que se alimentarán de las propuestas recogidas en la marcha.

Se pretende que este acto obtenga mayores resultados que las multitudinarias concentraciones de 2004, que no lograron una reducción de la violencia ni un mayor control de los poderes públicos por parte de la ciudadanía.

Presidente reconoce corrupción de autoridades
El propio presidente reconoció el martes en un mensaje televisivo que durante años la delincuencia “se ha alimentado de la tolerancia y en ocasiones de la franca corrupción de algunas autoridades”, aunque también responsabilizó a una parte de la sociedad civil por la “indiferencia y la apatía de muchos ciudadanos”.

Habrá concentraciones en 70 ciudades, pero la mayor será en la capital, y partirá del céntrico monumento del Ángel de la Independencia a las 23H00 GMT, y concluirá en el Zócalo, la principal plaza del país con capacidad para 160 mil personas.

Se bautizó al evento “Iluminemos México”, porque las decenas de miles de participantes previstos deberán vestir de blanco y llevar velas, que se encenderán simultáneamente por todo el país a las 01H30 GMT, muy probablemente bajo la lluvia.

El detonante de la manifestación y de la Cumbre Nacional fue el brusco aumento de los secuestros en 2008, simbolizado en el plagio y asesinato, aparentemente por policías, de un joven de 14 años por quien su padre, un conocido empresario, había pagado rescate.

Según académicos, sólo en lo que va del año, 400 personas han sido secuestradas. Mientras, en todo 2007, se perpetraron un total de 438. Además, la violencia de los cárteles narcotraficantes se ha recrudecido en el norte del país a causa, según las autoridades, de su guerra por el control de las zonas de tránsito de droga hacia Estados Unidos.

Calderón desplegó tras su toma de posesión a más de 36 mil militares en los Estados más afectados por la violencia, pero este operativo no ha podido evitar que las ejecuciones se dispararan hasta las 2 mil 954 en lo que va de 2008, cifra ya superior a la de 2007, según Reforma.