•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Hugo Chávez está apurando la entrega de viviendas subsidiadas a personas de bajos recursos, financiadas con la extraordinaria renta petrolera venezolana, para paliar el elevado déficit habitacional del país a pocos meses de las elecciones presidenciales.

Bajo la premisa de que no permitirá que ningún venezolano se quede sin vivienda digna, el gobierno lanzó en abril de 2011 la "Gran Misión Vivienda Venezuela", un millonario plan para combatir el déficit de 2,7 millones de viviendas cimentado en el gran objetivo de la revolución bolivariana: darle a los venezolanos "la mayor suma de felicidad posible".

"El año pasado nosotros terminamos entregando 146.718 viviendas. Rompimos el récord histórico. Este año ya hemos entregado 70.661 y la meta es llegar a 200.000", le dijo Chávez el pasado viernes en Caracas a su homólogo iraní, Mahmud Ahmadinejad, con quien mantiene varios convenios en la materia.

"Y la meta para los próximos seis años es llegar a tres millones de viviendas. Es uno de los programas que ha tenido más éxito en estos últimos dos años", agregó el mandatario, que si gana las elecciones cumplirá 20 años en el poder.

Las casas, diseminadas por toda la geografía venezolana, se adjudican a partir de un registro nacional en el que se inscribieron entre mayo y octubre de 2011 más de 3,6 millones de familias. El gobierno financia, según las rentas de cada cual, entre un 10% y un 100% de su valor, que está entre los 70.000 y los 500.000 bolívares (entre 16.000 y 115.000 dólares).

Chávez, que se recupera de la recurrencia de un cáncer, se jacta de que está dándole techo a los que "fueron excluidos durante mucho tiempo por la burguesía cuando mandaba aquí a sus anchas", pero la oposición lo acusa de estar utilizando los ingentes recursos petroleros del Estado para hacer campaña con este gran plan al que califican de "show mediático electorero".

Para el economista Asdrúbal Oliveros, el tema de la vivienda -una "tarea pendiente", según el mismo Chávez- se ha convertido "en el caballo de batalla del gobierno en esta campaña presidencial".

"Pareciera que todas las esperanzas del gobierno en cuanto a mantenerse en el poder pasan por una aceleración de la entrega de viviendas. En cada momento crucial el chavismo ha detectado puntos de oportunidad, y en este 2012 es la vivienda", explica a la AFP.

--- Jueves de vivienda ---

Hace pocos meses, la televisión oficial comenzó a retransmitir cada jueves los actos de entrega de miles de casas en determinadas zonas del país, que han quedado fijados en la parrilla televisiva como "Jueves de Vivienda": son ceremonias en ocasiones masivas, presididas por algún miembro del oficialismo, en las que los beneficiarios muestran su agradecimiento al mandatario.

"Ellos (el oficialismo) son expertos en el tema de la campaña permanente. Le venden la posibilidad a las personas que no tienen vivienda de que les puede tocar su vivienda", explica a AFP Mariana Bacalao, especialista en comunicación política de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Para Oliveros, que considera que el chavismo "profundizó" el déficit de casas de los gobiernos de la década de los 90, al ritmo actual el oficialismo no podrá cumplir las metas anunciadas.

"El gobierno busca vender la sensación. No va a dar los 3 millones de casas a la gente, pero a alguna se la va a dar. En la medida que yo alimente la esperanza de que voy a recibir la casa, el gobierno cree que puede obtener dividendos políticos de eso", explica.

Otro problema que detectan los analistas es que este plan no responde a una estrategia urbanística a largo plazo y que se haga con "premura", lo cual se ha traducido en algunas denuncias de casas defectuosas.

"El problema de la vivienda no se soluciona construyendo viviendas. El Estado lo que tiene que construir es servicios, planearlo, dar facilidades de crédito y no esa política inmediatista", explica a AFP la historiadora Margarita López Maya, que recuerda que Chávez ya ha lanzado varias misiones de vivienda.

Venezuela produce un promedio de tres millones de barriles diarios (mdb) de petróleo, según datos oficiales, con un precio por barril que en el último año y medio ha rondado los 100 dólares, aunque ahora esté a la baja.

Sólo entre 2011 y 2012 el gobierno destinará unos 82.900 millones de bolívares (USD 19.279 millones) a la Gran Misión Vivienda, según datos del ministro de Energía, Rafael Ramírez.

Con esa renta y la tranquilidad de saber que bajo el suelo del país duermen las mayores reservas mundiales, la mayoría todavía por explotar, el gobierno beneficia desde hace casi 10 años a millones de venezolanos pobres con más de 25 misiones: "Barrio Adentro", de atención sanitaria; "En amor mayor", de pensiones a jubilados o "Mercal", de alimentos subsidiados...

Los analistas advierten de las nefastas consecuencias que puede tener el endeudamiento del país para satisfacer estas misiones y otros planes oficiales si el precio del barril de petróleo sigue cayendo, en una economía que depende básicamente de las exportaciones de crudo.