•   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, aseguró hoy que el organismo no tiene atribuciones para intervenir en Paraguay, tras la crisis que terminó con la destitución del presidente Fernando Lugo.

"Nadie tiene ninguna atribución para intervenir", enfatizó Insulza en declaraciones a la chilena Radio Infinita al referirse a la crisis desatada por el "juicio político" al mandatario paraguayo, bajo la acusación de mal desempeño de sus funciones en el enfrentamiento que costó la vida a seis policías y once campesinos en un desalojo en una hacienda el pasado 15 de junio.

"Cuando la OEA actúa es principalmente para intentar resolver los conflictos poniendo a las partes de acuerdo, incluso en el caso de

Honduras que fue un golpe de Estado", explicó el chileno Insulza.

El secretario general de la OEA añadió que ese organismo no puede obligar a los países a hacer algo "menos en este caso donde  no habría en la OEA un acuerdo para hacer una intervención".

"Tampoco la opinión de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), nadie ha dicho que hay que intervenir en Paraguay ni mucho menos", acotó.

El canciller de Paraguay, José Fernández, reiteró este martes que el nuevo presidente del país, Federico Franco, en el cargo desde  el viernes pasado tras la controvertida destitución de Fernando Lugo, permanecerá en el poder hasta 2013, cuando acaba el actual mandato.

Insulza explicó que el papel de la OEA no es dirimir esto. "No vamos a arbitrar el problema. No va a ser un tribunal que dirima quién tiene la razón. Lo que nosotros podemos hacer es buscar una salida constructiva", apostilló.

"En Paraguay hay una crisis constitucional, un 'encontrón' entre el poder Legislativo y el Ejecutivo", manifestó José Miguel Insulza, que este lunes canceló un viaje a Lima para asistir a una conferencia internacional sobre drogas debido a la crisis en Paraguay y presidirá mañana una reunión extraordinaria del Consejo Permanente.

"No quiero atribuirle adjetivo, él (presidente Fernando Lugo) no ha hablado de un golpe constitucional, hubo una decisión del Congreso con las mayorías necesarias, pero no se le dio a él la posibilidad de defenderse", concluyó el secretario general de la OEA.