•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, afirmó hoy que la destitución de Fernando Lugo de la Presidencia de Paraguay constituye un "golpe gravísimo al Estado de derecho".

En una rueda de prensa, la mandataria costarricense reiteró que su Gobierno observa "visos de golpe de Estado" en Paraguay, donde el Senado destituyó a Lugo el viernes pasado después de un "juicio político", y en su lugar asumió el poder el hasta entonces vicepresidente Federico Franco.

"Sentimos que hay visos de golpe de Estado en tanto que no se respetaron debidos procesos y se aplicó (la destitución) con una velocidad pasmosa, que infringe un golpe gravísimo al Estado de derecho y al marco constitucional democrático de Paraguay", expresó Chinchilla.

La presidenta dijo que desde que Lugo fue sacado del poder, Costa Rica ha "cuestionado la validez del procedimiento" utilizado para ello, "más allá de que esté contemplado o no en la Constitución paraguaya".

Desde hace algunos años Costa Rica no cuenta con embajador en Paraguay por razón de recortes presupuestarios, pero mantiene presencia consular, explicó Chinchilla.

El pasado viernes el canciller costarricense, Enrique Castillo, deploró en un comunicado lo ocurrido en Paraguay y ofreció asilo político a Lugo y los miembros de su gabinete, en caso de que lo necesitaran.

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) realiza este martes una sesión extraordinaria, por segunda vez en menos de una semana, para analizar la crisis en Paraguay por la destitución de Lugo y la formación del nuevo gobierno de Franco.