• Teherán, Irán |
  • |
  • |
  • EFE

La Compañía Nacional Iraní de Petroleros (NITC), cuarto operador mundial de este tipo de buques, pretende ampliar su flota hasta ocupar el segundo puesto el próximo año, declaró hoy el director general de la empresa, Mohamed Suri.

El anuncio, difundido por la agencia oficial iraní IRNA, se produce a pocos días de que entre en vigor el 1 de julio el embargo petrolero total impuesto por la UE a Irán por su programa nuclear, que algunos países sospechan que tiene una vertiente armamentista, mientras Teherán asegura que es exclusivamente civil y pacífico.

En una conferencia sobre la Organización marítima iraní, Suri recordó que la NITC dispone de 50 superpetroleros de gran capacidad (VLCC), de más de 300.000 toneladas de posibilidad de carga cada uno, que son un 10 por ciento de los alrededor de 500 buques de este tipo que hay en el mundo.

Según Suri, las sanciones internacionales impuestas a Irán no afectan a la empresa, que, dijo, transporta crudo iraní y también extraído por empresas europeas y de países árabes del golfo Pérsico.

La NITC tiene buques con una capacidad de carga de hidrocarburos de 18 millones de toneladas y puede transportar al año 170 millones de toneladas y, recientemente, había manifestado su deseo de incrementar su flota con otros 22 petroleros VLCC, lo que supondría un 72 por ciento de su capacidad.

La empresa, que era filial de la Compañía Nacional de Petróleo Iraní (NIOC), fue privatizada en 2009 y el año pasado transportó 104 millones de toneladas de crudo, el 51 por ciento de ellas hacia Europa, según los datos de la Compañía.