• San Salvador, El Salvador |
  • |
  • |
  • ACAN-EFE

Estados Unidos busca hacer "más eficaz" la cooperación con Centroamérica en materia de seguridad, y ese asunto centrará su primera participación como observador en la cumbre de jefes de Estado de la región del próximo viernes en Honduras, anunció hoy una representante de Washington.

La secretaria de Estado Adjunta de Estados Unidos para Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, argumentó en San Salvador que el fortalecimiento de los programas de seguridad puede "tener un efecto real en las calles de América Central", considerada una de las zonas más pobres y violentas del mundo.

La funcionaria aseguró que la intención de Estados Unidos de reforzar sus operaciones de seguridad en Centroamérica excluyen la posibilidad de elevar el personal armado en la zona.

Jacobson inició este miércoles en San Salvador una gira que continuará esta misma jornada en Guatemala y culminará el viernes en Tegucigalpa, donde asistirá como observadora a la XXXIX Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

Comentó que esta será la primera participación de Estados Unidos en una cumbre del SICA tras incorporarse, en mayo pasado, como observador regional del organismo, que tiene como miembros plenos a Costa Rica, Belice, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Honduras, Panamá, y como miembro asociado a República Dominicana.

México, Argentina, Chile, Brasil y Perú también son observadores regionales del SICA, mientras que España, Taiwán, Alemania, Italia, Japón y Australia son extrarregionales.

La cumbre del próximo viernes en Honduras tiene entre sus asuntos principales la firma del Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea (UE).

Pero también se abordarán otros asuntos, como la seguridad, que "en todos los países de Centroamérica es un tema de preocupación", recalcó Jacobson en una rueda de prensa.

Apuntó que "los esfuerzos que el SICA está implementando en su Estrategia (de Seguridad), y el apoyo de la comunidad internacional, son los temas para discutir" en la cumbre.

La Estrategia de Seguridad contempla una veintena de programas y proyectos encaminados a combatir la criminalidad en Centroamérica, para cuya ejecución la comunidad internacional se prometió aportar unos 2.000 millones de dólares en una conferencia celebrada en 2011 en Guatemala.

Jacobson también se dispone en la cumbre del SICA a "revisar los programas" de cooperación de Estados Unidos en materia de seguridad "y ajustarlos de manera que puedan ser más efectivos".

Es importante ver "cómo podemos implementar nuestros programas y esfuerzos en una manera más eficaz, más rápida, y que podamos tener un efecto real en las calles de América Central", subrayó.

Jacobson dijo que su país reforzará sus operaciones de seguridad en Centroamérica, pero no aumentará el personal armado a raíz del incidente ocurrido el sábado en Honduras, donde un agente antidrogas estadounidense mató a tiros a un supuesto narcotraficante durante un decomiso de cocaína.

La funcionaria entregó este miércoles a las fuerzas de seguridad de El Salvador una donación de seis lanchas, sus remolques y vehículos de transporte para operaciones antidrogas en aguas salvadoreñas, equipamiento valorado en más de 600.000 dólares, y además participó en la entrega de becas a 49 jóvenes salvadoreños que estudiarán en Estados Unidos.

También fue recibida por el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, con quien analizó "los temas económico, seguridad y la cooperación que Estados Unidos brinda al país en materia de desarrollo", indicó, por su parte, un comunicado de la Casa Presidencial, donde se realizó la reunión.

Según la información oficial, Jacobson "resaltó como un logro importante de las autoridades la reducción de la criminalidad que se registra en El Salvador desde hace más de tres meses, principalmente los homicidios", producto de una "tregua" entre pandillas con la mediación de la iglesia católica.

La "tregua" ha disminuido de 14 a cerca de cinco el promedio diario de homicidios desde el 8 de marzo pasado, según las autoridades salvadoreñas.