• Caracas, Venezuela |
  • |
  • |
  • EFE

Los dos diputados opositores venezolanos que estaban desaparecidos desde el domingo pasado y que fueron hallados muertos este martes dentro de un automóvil, fueron víctimas de un accidente de tráfico, aseguró ayer el ministro del Interior, Tarek El Aissami.

“Las autopsias arrojaron como resultado que no tienen impacto de bala ni absolutamente nada; fue un accidente de tránsito”, aseguró El Aissami, que horas antes había condenado en twitter “la manipulación mediática que se le ha dado a este lamentable hecho”.

El diputado Orlando Espinoza y la diputada suplente Lisbeth Parra, del partido opositor Acción Democrática, AD, habían sido dados por desaparecidos por miembros de su formación, que apuntaron a la posibilidad de que hubieran sido víctimas del hampa.

Los dos viajaron el domingo de regreso a Aragua por carretera tras participar en Caracas en un programa del canal privado de noticias Globovisión, donde efectuaron “denuncias graves sobre el sistema eléctrico” nacional, según Antonio Ecarri, vicepresidente nacional del partido AD.

Este martes el automóvil en el que viajaban fue hallado en un precipicio y dentro los cuerpos sin vida de ambos.

“Las personas lamentablemente fallecieron a causa del golpe”, dijo El Aissami, quien aseguró que, al llegar las comisiones al sitio del siniestro, se determinó que “no se les hurtó ni se les perdió ni una sola pertenencia”.

Según el funcionario, la muerte de los diputados “no fue producto de la violencia criminal” ni “hay indicios que sustenten eso”.