• México |
  • |
  • |
  • EFE

El candidato a la Presidencia de México, del Partido Revolucionario Institucional, PRI, Enrique Peña Nieto, pidió ayer “buscar una reconciliación nacional” tras las elecciones del primero de julio, para devolver cuanto antes al país a la senda del “crecimiento” y el “progreso”.

“No podemos perder tiempo”, dijo Peña Nieto, favorito en todas las encuestas previas a los comicios, a pocas horas de que termine la campaña electoral en México.

En declaraciones a la emisora Radio Fórmula, señaló que si gana impulsará las reformas estructurales que necesita México, la fiscal, laboral y energética, ya sea en un período extraordinario de sesiones en la actual Legislatura, que terminará el primero de septiembre, o con el nuevo Congreso que salga de las urnas.

El candidato del PRI se mostró incluso dispuesto a negociar con el Gobierno del presidente Felipe Calderón, para aprobar tales reformas.

“Ojalá haya el ánimo, la disposición y la voluntad de las otras fuerzas políticas y del propio Gobierno para sentarnos en la mesa y convocar a la unidad, a la reconciliación y a buscar los acuerdos necesarios para echar a andar las reformas que hacen falta”, agregó.

Otro rostro a México

Estos cambios “sin duda van a darle a México otro rostro y lo van a poner en el centro de la atención de muchos países que están enfrentando crisis económicas por falta de confianza”, apuntó Peña Nieto.

Por su parte y en el mismo programa, la aspirante del gobernante Partido Acción Nacional, PAN, Josefina Vázquez Mota, se mostró convencida de sus posibilidades de victoria en los mismos comicios, amparada en “una mayoría silenciosa que no se ha expresado” en las encuestas.

Declaró que desde el 10 de junio pasado, cuando se celebró el segundo debate televisado con los cuatro candidatos presidenciales, ha detectado “un enorme entusiasmo ciudadano” con su propuesta de gobierno, que confía se refleje en las urnas.

Vázquez Mota aceptó que llega a la elección sobre la base de un legado edificado por el presidente Calderón, que entre sus señas tiene “una estabilidad económica” y una acción valiente contra el crimen organizado.