• Sídney, Australia |
  • |
  • |
  • AFP

Militantes de Greenpeace impidieron zarpar del puerto holandés de Ijmuiden, rumbo a Australia, a uno de los mayores barcos pesqueros del mundo, colgándose del navío y colocando cadenas alrededor de su hélice, indicó el jueves la sede australiana de la organización.

El "FV Margiris", que debía partir para ir a pescar al sur de la isla de Tasmania, fue detenido el miércoles por un equipo de la organización de defensa del medio ambiente cuando se aprestaba a zarpar.

"Los militantes colocaron una cadena alrededor de la hélice y dos escaladores se colgaron de los cables entre el navío y el muelle, para impedir que zarpara hacia Tasmania", indicó Greenpeace.

El pesquero --de 9.500 toneladas de desplazamiento y 143 metros de eslora-- es uno de los mayores del mundo y en el pasado fue acusado por Greenpeace de sobrepesca frente a la costa occidental de África.

Según el comunicado de Greenpeace, "por donde ha ido este barco, ha destruido las reservas de peces y los medios de existencia de los pescadores".

La autoridad australiana de gestión de la pesca (AFMA) señaló por su lado que la actividad del "FV Margiris" tendría un impacto mínimo, o ninguno, sobre el ecosistema, y estaría sometido a estrictos límites de cuota pesquera.

Respondiendo a una demanda de un diputado, la primera ministra australiana Julia Gillard señaló que por el momento no se había presentado ninguna demanda de autorización para pescar.

Reiteró también que el navío sería sometido a cuotas y llevaría a bordo observadores independientes.