•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El expresidente de Honduras Manuel Zelaya pidió hoy, al conmemorar el tercer aniversario del golpe de Estado que lo derrocó, apoyo político para su esposa, Xiomara Castro, quien aspira llegar al poder en enero de 2014.

Zelaya y Castro participaron en una marcha en Tegucigalpa conmemorativa del golpe del 28 de junio de 2009, promovida por el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), que surgió el mismo día del derrocamiento del ahora exgobernante.

Miles de hondureños de diferentes sectores participaron en la movilización, muchos de ellos con banderas en rojo y negro del FNRP y del partido Libertad y Refundación (Libre), que nació en 2011 y con el cual Castro buscará la Presidencia de Honduras en las elecciones generales de noviembre de 2013.

La ex primera dama lanzará su candidatura en una concentración el próximo domingo Santa Bárbara (oeste).

Zelaya subrayó que espera que en 16 meses Libre "pueda conquistar el poder de la nación y enderezar el rumbo del país".

"Si hay elecciones, Libre y Xiomara tienen garantizado el poder ejecutivo y los diputados tendrán que trabajar por el poder legislativo", añadió.

"No tengo rencor", dijo Zelaya
El exmandatario dijo que "la derecha" en su país "no se puede dar el lujo" de impedir las elecciones de 2013, porque, dijo Zelaya, "fracasó con el golpe" de Estado.

Según Zelaya, el pueblo hondureño recordó este jueves los hechos del 28 de junio de 2009 "como el primer día".

"Hemos perdonado, no tengo rencor, pero sí tenemos memoria y hay que tenerla presente para que nunca más vuelvan ni el crimen, ni la violencia a nuestro país", acotó Zelaya, que, según dijo la víspera el subcoordinador del FNRP, Juan Barahona, no participaría en la movilización "debido a la fractura" de fémur que sufrió en mayo pasado.

Zelaya solo caminó unos 50 metros, apoyado en un bastón, y el resto del recorrido lo hizo en un vehículo doble cabina acompañado de su esposa.

Castro declaró a los periodistas que como candidata de Libre ofrece "refundar el país y llegar a un pacto social" para sentarse con los sectores que la apoyen.

"Vamos por la reconciliación de nuestro país y vamos por la Asamblea Nacional Constituyente", enfatizó Castro.

Zelaya fue derrocado cuando promovía una consulta popular orientada a reformar la Constitución, pese a tener impedimentos legales para ello.

Candidata confía en países amigos
La ex primera dama dijo que confía en que los países amigos de Honduras vigilarán que los comicios generales de 2013 sean "transparentes".

La precandidata presidencial se refirió también a la destitución, el pasado viernes, de Fernando Lugo de la Presidencia de Paraguay después de que el Senado de ese país lo hallara culpable de "mal desempeño" de sus funciones en un breve "juicio político".

Castro dijo ser "partidaria del juicio político contra los gobernantes", pero que no solo los presidentes deben ser sometidos a ese proceso, sino también los fiscales, el Parlamento y otras autoridades públicas.

Agregó que de ganar la Presidencia, su política será la de "abrir las puertas para que haya más transparencia" en Honduras y que no sean los 128 diputados del Parlamento los que decidan el futuro del país "sino el pueblo".

El gobierno de Zelaya, que fue truncado a siete de meses de concluir un mandato de cuatro años, fue salpicado por múltiples denuncias de corrupción que el expresidente asegura son falsas.

El FNRP indicó este jueves en un comunicado, en el que no citan a Zelaya, ni a su esposa, que "después de tres años del golpe de Estado, el pueblo de Honduras continúa alzado, beligerante contra la imposición y la tiranía, creciendo en organización, movilización y formación, con la certeza de la victoria".