•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Gobierno boliviano cuestionó ayer jueves a dirigentes de los indígenas amazónicos que llegaron a La Paz en rechazo a una carretera, al acusarlos de “tener una serie de antecedentes” que los inhabilitan para entablar negociaciones, aunque en general invocó al diálogo con el sector.

“Tenemos un problema de interlocución con unos dirigentes que tienen una serie de antecedentes y que no están ligados a la problemática del (territorio indígena) Tipnis”, dijo en conferencia de prensa el ministro del Interior, Carlos Romero.

Romero declaró que la presidenta de la marcha, Bertha Bejarano; el presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano, Adolfo Chávez; y otro veterano marchista, Marcial Fabricano, cometieron desde conductas antiéticas hasta delitos graves.

El ministro del Interior recordó que Bejarano fue detenida por narcotráfico en Brasil, en marzo de 2007; que Adolfo Chávez envió en mayo de 2011 al gobierno, cuando era aliado del oficialismo, una carta para apoyar unas casas de juegos de azar; y que Fabricano fue acusado de vender madera en la Amazonia.

También señaló que si hay diálogo con los indígenas, debe ser con todos los pueblos indígenas y no solo con los que están marchando y que llegaron el miércoles a La Paz tras caminar dos meses para defender el parque ecológico Tipnis, en el centro del país, de 1 millón de hectáreas y rico en flora y fauna, amenazado por la construcción de una carretera.

“Estamos definiendo unas características para instalar un diálogo y definiendo una interlocución que sea legítima”, acotó.

Fernando Vargas, uno de los cabecillas de la marcha, dijo que “el ministro no es quién para decir con quién conversa, debe respetar las estructuras orgánicas. Quiera o no quiera, tiene que dialogar con los dirigentes que eligió la marcha”.

Los nativos, además de su rechazo a la vía de un total de 300 km, tienen una serie de demandas, como titulación de tierras comunitarias de origen, respeto a la Madre Tierra, y que se consulte a los indígenas en la elaboración de leyes que los involucran.